img
El cortijo de Villar
img
@TabernaMou | 25-11-2014 | 09:54

Angel Villar es un hombre de pocos principios, pero muy acusados e interiorizados. Es un superviviente que ha tenido muy claro que quien controla el dinero, controla el poder. O estás conmigo o mueres por inanición. También ha tenido claro que la independencia económica es el paraíso te da las llaves del paraíso de la independencia y de la autonomía, cerrando la puerta a las tentaciones de los gobiernos de turno de manejar el poderoso negocio del entretenimiento de masas llamado fútbol. Se podrá decir de todo de Villar, pero nadie le puede negar un hecho tan cierto como objetivo: está instalado en la Federación desde 1988, viendo pasar a cuatro presidentes de Gobierno y ni se sabe el número de secretarios de Estado para el Deporte que, de una forma o de otra, siempre han intentado marcarle, limitar su mandato o, simplemente eliminarle del mapa deportivo. Sin éxito.

El último pulso entre el poder y la Federación viene dado por las subvenciones estatales. El fútbol, por fortuna, puede vivir sin el dinero del Gobierno, ya que genera por sí solo lo que necesita para vivir. Ayuda, sin duda, el hecho de contar con un activo único: la selección española, una fuente increíble de éxitos deportivos y, por descontado, de ingresos, vía resultados y vía patrocinadores. Ninguna federación, ni siquiera el baloncesto del mejor imitador de Villar, puede permitirse el lujo de vivir sin el apoyo económico de la subvención del poder político. La parte buena del dinero público es que te permite respirar. La mala, que tienes que justificar cómo respiras, en qué, dónde, cuándo y cómo. Demasiadas explicaciones, pensó siempre el ex futbolista bilbaíno de torpe verbo y mente clara.

Angel Villar sabe por experiencia propia lo tedioso que es tener que explicar ante los burócratas contables en qué te gastas el dinero y los problemas y quebraderos de cabeza que aparecen cuando no convencen tus cuentas. Por eso se ha hecho el loco este año con la subvención del Consejo Superior de Deportes, que no ha logrado, ni vía Boletín Oficial del Estado, que la Federación acepte el 1.3 millones de euros que le correspondería para este año ¿Puede permitirse una entidad como la Federación rechazar este dinero tal y cómo está el patio? Puede y debe si, como se pretende, el cortijo siga en las mismas manos y completamente blindado de miradas ajenas, poco amistosas y con ganas de quitarte de en medio. Aceptar ese dinero sería como vender tu alma al diablo: tarde o temprano se cobrará la deuda.

Si Villar ha sobrevivido todos estos años es por su control manu militari de las Territoriales a través del dinero, el mejor antídoto contra díscolos, disidentes, rebeldes con o sin causa y garantes de la continuidad, elección tras elección, del status quo. Control absoluto ante el monarca absoluto. Sin disidencias, sin fisuras. Por eso Miguel Cardenal y sus desesperados intentos de desunir a las territoriales está condenado al fracaso. En el Cortijo sólo hay sitio para un amo. Y ya está adjudicado.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial