img
¡Iker, vete ya!
img
@TabernaMou | 07-10-2014 | 09:11

O Iker Casillas cambia urgentemente de asesor o cambia ya de equipo, pero su situación en el Real Madrid no tiene ya solución y eso que, al menos a priori, la estrategia organizada para reconducir su mala imagen y restablecer la conexión con la grada era realmente buena. Una entrevista tranquila, con una cuidada puesta en escena, en un canal neutral, no sospechoso por ser hostil o amable;  un periodista con prestigio y ajeno al deporte, no contaminado por el verdulerismo de los platós nocturnos; y con el equipo disfrutando de un momento de gracia en la competición, para que nadie pudiera acusarle de ser inoportuno. Pero no. Lamentablemente para el guardameta del Madrid, solo ha conseguido el efecto contrario y eso que tampoco sus respuestas a las preguntas de Gabilondo buscaban confrontar o crear polémica. Todo lo contrario. Pocas veces se ha visto una entrevista más políticamente correcta y conciliadora. Alguna crítica aislada a su ex entrenador, al presidente y a algún compañero, pero siempre matizada y dulcificada. Sin hacer sangre. Entonces, ¿por qué los futboleros tienen tanta manía a Iker Casillas?

El ex chico perfecto y su corte aduladora debería saber a estas alturas que hace tiempo que ha superado el punto de no retorno en el club de su vida y que ya se puede poner a hacer el pino-puente en medio del Paseo de la Castellana, que no tiene arreglo. Debe de ser desconcertante y también frustrante para Casillas leer que la mayoría de los comentarios tras la entrevistas son negativos. Desde ‘Topor‘, a cobarde traidor, pasando por los tradicionales ‘Cancer del Madrid‘, ‘peste de portero y de persona’, ‘si es más tonto no nace’, ‘Quejillas‘, ‘una arpía que en su día fue buen portero’, ‘menos luces que un barco pirata’, ‘patético’, o ‘ególatra que habla en tercera persona’, son algunas de las lindezas que se pueden leer. Las más salvajes, obviamente, han sido convenientemente censuradas. Está claro que esa mágica conexión que en su día tuvo Iker con la grada, con al aficionado de a pie del Madrid, ha pasado a la historia y ese es, conspiraciones presidenciales y súper egos incontrolables de entrenador al margen, el tremendo error de Casillas: su terrible ceguera.

El portero blanco ha cambiado en los últimos años. Ha dejado de ser ese chico modesto que se ha labrado su carrera a fuerza de trabajo, de humildad, de ser un tipo normal. No soy galáctico, soy de Móstoles. Ya no eres de los nuestros, es lo que desde hace tiempo le dice el espectador que antes admiraba al chaval que huía de los cochazos de lujo, la ropa cara y la prensa rosa. Y claro que muchas veces las críticas son injustas y desproporcionadas, pero este mundillo es así de cruel, que en este club han salido sin pena ni gloria por la puerta de atrás y sin hacer ruido grandísimos futbolistas. Quizá ahora Iker se dé cuenta de que el próximo es él.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial