img
Salvando al soldado Velasco Carballo
img
@TabernaMou | 07-07-2014 | 08:29

Ahora que nos hemos quedado sin James Rodríguez en el Mundial, descubrimos con pavor y asombro que eso de que el colombiano estrella del Mundial -con un 10 le puntúan los cerebros blancos, que en nuestro pueblo es todo un sobresaliente- ya no está tan claro ¿Que no está hecho por el Madrid? Pues no, mire, que ahora el Mónaco, como el muchacho se ha salido en Brasil, piden 80 millones de euros, los muy aprovechados. De un país de piratas tenían que ser. Ah, y Di María, que se tiene que marchar. Como cada verano. Alguna vez se irá, digo yo.  Así que, señoras y señores, se nos ha congelado el ánimo por el bueno de James, pronunciado tal cual, no ‘yeims‘, como alguno va soltando por ahí, aunque eso no se nota en las portadas. Alguien de la planta noble del Bernabéu, imaginamos, ha debido pedir que se afloje el ritmo, que de esta nos la damos bien dada ¿Entonces? Pues nada, a vivir de las rentas de Toni Kroos y a salvar el honor patrio de Velasco Carballo, nuestro último superviviente en el Mundial, para tener presencia en la final. Aunque sea como árbitro, nos vale el premio de consolación.

Lo de los árbitros y la prensa es un fenómeno curioso digno de estudio o de tesis doctoral. De nada por la idea. De estar durante toda la temporada dando cera de todos los colores a esta particular secta de nuestro futbol, a defenderles a capa y espada de los insultos feos que ha recibido nuestro árbitro mundialista como si se tratase de una cuestión de Estado. Solo nos ha faltado que el ministro Margallo convocara a los embajadores de Colombia y de Brasil en Madrid para pedirles explicaciones por todas las barbaridades que se han podido decir estos día sobre el bueno de Velasco. Bueno…no tan bueno, para qué nos vamos a engañar, que muchos aficionados han aprovechado la coyuntura para recordar que Velasco es más madridista que Bernabéu y lo mucho que ha perjudicado a los rivales de los blancos en los últimos años. Lo cierto es que si hay unanimidad, tanto en Brasil como en Colombia, en calificar como de desastroso el arbitraje de nuestro paisano, lo mismo también aquí deberíamos refrenar nuestro entusiasmo en la defensa cerrada a este currante del silbato, ¿no? No tenemos en cuenta la opinión de Maradona. Desde que le escuchamos cantar con su hija días antes del Mundial, no le tomamos nada en cuenta.

Nos queda una semana de Mundial y, como ven, la eliminación de España no ha sido tan dura como nos temíamos. Algunos andan aún despistados buscando culpables, pero son minoría. La vida sigue y con un Toni Kroos en plan fenómeno, un Bravo bravísimo, míster Mordiscos Suárez arrepentido y ahora vamos a por Cuadrado, nos apañamos hasta que la pelotita vuelva a rodar una temporada más. Y siempre estamos a tiempo de rescatar el interés por James Rodríguez. Es nuestro comodín.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial