img
No es selección para viejos
img
@TabernaMou | 16-06-2014 | 19:09

Desde esta modesta y en ocasiones molesta columna, vamos a romper una lanza a favor de la selección española y las primas pactadas por ganar este Mundial. Que no, señores, que no va en el sueldo las innumerables coñas que se les ha dedicado tras la dura derrota ante los tulipanes. Pase que te llamen portero paquetón, o que los tuiteros publiquen fotos de tu churri amenazándote con dormir esta noche en el pasillo, pero que te disfracen de Pinto, rastas imposibles incluidas, eso es del todo inaceptable. Hay un límite, una línea roja que ha sido traspasada. Ni los más sádicos mourihnistas del país llegan tan lejos en su maldad y ganas de chinchar, y mira que tienen el listón alto.

La derrota ante los muchachos de ese entrenador sonrosado que se las llevó de todos los colores cuando entrenó al Barça, nos está dejando momentos televisivos impagables, salidas de armario estruendosas y una dosis de mala baba reconcentrada que, en ocasiones, asusta. En este país cuando nos ponemos en plan dramático, nos ponemos en serio, sin complejos, dándolo todo y entregándonos a la causa con una dedicación que ya quisieran en otros lugares. Si dependiese de algunos, la mitad de esta selección ya estaría tramitando los papeles de la jubilación, al tiempo que se modificaría el Código Penal con una reforma urgente para prohibir a Del Bosque entrenar siquiera al equipo de su comunidad de vecinos. Cuando nos ponemos, nos ponemos.

Que no es una selección para viejos y el único que parece no enterarse de qué va esta historia es el Marqués de Salamanca, la bruja mala de esta película de terror en la que se ha convertido la campeona del Mundo. Sus más fieros críticos presumen de no hacer sangre, a pesar de las facilidades ofrecidas por el seleccionador, aunque de pasada le sueltan unas andanadas que tiembla el misterio. El Día del Orgullo AntiDelBosque hizo salir a muchos del armario, poniendo a caldo la pasión de padre que siente Del Bosque por su protegido Casillas, un ángel exterminador para la portería española; y el resto de sus secuaces, con Sergio Ramos  y Piqué al frente, dos paquetes de centrales con menos concentración que un adolescente enamorado; Xabi Alonso, y Xavi Hernández, dos ancianos que se arrastran por el campo;  o su apuesta por el desgarbado Diego Costa, que puede incluso ganar en la clasificación de jugadores odiados por los expertos que tanto tiempo ha encabezado Fernando Torres. Catarsis y relevo generacional, que dirían los más fisnos. Directamente a hacer puñetas, que piden los más belicosos. Y solo hemos jugado el primer partido… Nos vamos a entretener.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando