img
Alves, Pepe y el amor de madre
img
@TabernaMou | 17-03-2014 | 09:22

Hay jugadores que nacen con estrella y otros que forman parte de la categoría de estrellados. Es más, está tan interiorizado en el personal que fulanito de tal es un futbolista guerrete, que no se quita el estigma ni lavando su imagen con Ariel. Bienvenidos al mundo de Pepe y Dani Alves, posiblemente los dos jugadores más odiados del fútbol español, por mucho que a sus respectivas mamás les duela en el alma escuchar las barbaridades que la grada dedica a sus retoñitos.


La vida de Képler Laverán Lima Ferreira, que así reza el DNI del jugador, no es fácil. Ser defensa en el Madrid es una profesión de alto riesgo. Cristiano puede fallar un gol que un nene a gatas no fallaría y seguiría siendo un crack pero, amigo, si a Pepe, Ramos o a cualquiera de sus compañeros de fatigas un delantero habilidoso les rompe la cintura, no pueden salir de casa durante una semana. Si, además, vas al límite y se te va la olla de cuando en cuando, puedes tener hasta apartado propio en Youtube, ‘Pepe el Carnicero‘ con tus mejores hazañas. En los foros en los que se comentan las noticias, ni les cuento. Que si hay un reglamento especial para esta pandilla de matones, que un día Pepe saldrá esposado de un campo por la Policía o la Guardia Civil, pasando por los habituales ‘asesino’, ‘criminal’ o ‘bestia salvaje‘, resumen lo más florido del sentir del aficionado ¡Oiga, que la mismísima mujer de Duda ha disculpado a Pepe! Nos da lo mismo. Por las de antes en Getafe, contra el Lyon, etc. etc. etc.

La vida de Daniel Alves da Silva tampoco es un camino de rosas. A sus hazañas bélicas en esos campos de Dios, con apartados especiales dedicados también en Youtube, se añade el, como decirlo, particular gusto en el vestir, con camisas imposibles, chaquetas controvertidas y sombreros más bien peculiares. Por no hablar de la original forma de celebrar los goles que marca, con bailes un tanto absurdos que ya tienen aburridos a sus compañeros de vestuario, especialmente a Puyol. No es exagerado descartar que la retirada del capitán se deba también a que está harto de tener que parar al brasileño y al riesgo de que a algún exaltado el día menos pensado se le cruce el cable con el baile y tengamos un lío de narices. Dani Alves, dicen los expertos en barcelonismos varios, fue señalado en su día por el mismísimo Gurú del vestuario…sin el menor éxito, a lo que parece. En la clasificación de tipos odiosos, Alves ocupa un lugar de privilegio. Sin embargo,¿ es real o exagerada tanta fobia hacia estos dos jugadores?

Honestamente, tanto Pepe como Alves son dos magníficos jugadores a los que les ha tocado en el reparto el papel de malotes de la peli o de tontos útiles en las interminables batallas entre los dos grandes de nuestro fútbol. Basta que esté próximo un duelo decisivo entre Madrid y Barcelona para reactivar, como está sucediendo en estos días, para que alguien se encargue de repasar los mejores momentos de la vida de esta pareja. Puestos a intentar ser objetivos, peores entradas se han visto en nuestros estadios, celebraciones más estúpidas y fuera de lugar -¿recuerdan la cucaracha de los brasileños del Madrid?- y, por qué no decirlo, chaquetas más espantosas que las del brasileño, ¿verdad, Leo? Por muy ciego que sea el amor de una madre, van a tener razón en sus amargas quejas las progenitoras de los respectivos…

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial