img
El Marqués de Salamanca y Chiquito de la Calzada
img
@TabernaMou | 21-11-2013 | 10:03

Los días FIFA son peligrosísimos para las mentes distraídas del periodismo. A falta de noticias, te las fabricas a medida, que hay que mantener engrasada a la máquina de contar cosas, y asunto resuelto. Lo de la selección en el paraíso terrenal guineano -siempre y cuando pertenezcas al clan presidencial, claro-; y el regreso al escenario de la pasada gloria sudafricana han sido como un mal sueño, muy lucrativo para la Federación, eso sí, pero con efectos secundarios bastante feos. Jugadores: qué narices estamos haciendo aquí. Lesiones: nos han dado cera hasta en el paladar y, además, se lesiona Valdés hasta el año que viene. Imagen: vaya bodrio de partidos. El último, incluso anulado por la FIFA por el despropósito bochornoso de los cambios. Del Bosque: el buenismo del seleccionador estomaga a más de uno y su apuesta por Casillas, les desborda. Que no votara por CR7 para el Balón de Oro, les pone tiernos.

Al Marqués de Salamanca le tienen ganas desde hace tiempo. Justamente desde que se fraguó su salida del Madrid por aquello del perfil inadecuado a los nuevos aires pretendidos por el presidente y que tan buenos resultados ha traído al club (perdón por el ataque de ironía), y el modelo agotado que representaba Vicente del Bosque. Una corriente de opinión que ya afila la guadaña a falta de siete meses del Mundial, entre otras cosas, por no tener aún definido el equipo que defenderá el título logrado en Sudáfrica. Siete meses. Al parecer, la Eurocopa y la estrella que luce España en su nueva y, por qué no decirlo, espantosa camiseta (control de alcoholemia ¡ya! para los diseñadores de las multinacionales de equipamiento deportivo), son fruto de la casualidad y, por descontado, a pesar del señor Marqués. Lo que le espera a don Vicente.

Otro de los asuntos estelares es la mamonada perpetrada por la FIFA tras el ataque de mala conciencia de Sepp Blatter después de su espantoso número a lo Chiquito de la Calzada imitando a Cristiano Ronaldo. No sabe ya qué hacer el sonrosado suizo para que le den el maldito Balón de Oro al portugués. Desde cariñosas y tiernas felicitaciones vía twitter por haber logrado con Portugal una plaza para estar en Brasil hasta ampliar de forma bastante chapucera el plazo de votación para elegir al mejor futbolista del mundo, con la excusa de que así se incluyen los partidos de la repesca. Si el Balón de Oro era ya un premio bajo sospecha, ahora, con todo este pasteleo, ha quedado definitivamente desprestigiado para los restos. No será esta Taberna quien niegue que CR7, a día de hoy, es posiblemente el mejor jugador del mundo, pero ¿se merece este galardón? ¿Qué se valora más, la categoría del jugador, su repercusión mediática o los logros conseguidos a lo largo de una temporada? Si nos atenemos exclusivamente a los resultados, Frank Ribery tendría que quedarse con el Balón de Oro 2013 pero, como ya comentamos en su día en este foro, un ruego encarecido a periodistas, capitanes y seleccionadores nacionales: denle de una vez la pelotita dorada al bueno de Cristiano para que esté tranquilo de una vez, que el día menos pensado le va a dar un patatús.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial