img
La Hernia de Florentino
img
@TabernaMou | 16-10-2013 | 11:25

Vaya la que se organizó cuando Marca soltaba en la portada que Bale tenía una hernia discal. Se paró el mundo. Normal. Si te pules 100 kilos en un jugador y luego resulta que está pocho, pues es normal que la gente piense que quién fue el iluminado que le hizo el reconocimiento médico al chico galés. Como si te compras un Ferrari a tocateja sin subirte antes para darte una vuelta. Lo malo es que con los jugadores cascados no tienes garantía, ni piezas de repuesto y, por descontado, si no estás satisfecho, no te devuelven el dinero. La sonrisa del domingo de Vilas Boas en el Mini Estadi era de enmarcar. Pero no, no sufran ustedes con este asunto de la Hernia de Bale que no, no es cierta. Es más, es falsa, falsísima de toda falsedad. Florentino dixit.

La prensa deportiva tiene muchas cosas malas, para qué negarlo, pero sí podemos presumir de ser una especie de supermercado en el que hay de todo, incluidas sesiones la mar de instructivas sobre traumatología, sección hernias discales, apartado protrusiones diversas. Muy apañada, la verdad. En esta última semana hemos aprendido más de discos intervertebrales, ligamentos y anillos fibrosos que toda nuestra vida. Sin embargo, Mister ‘Never, never, never’ amenaza de nuevo, haciendo baldíos tantos instructivos esfuerzos por culturizar médicamente al personal negandolo todo. Bueno, casi todo, que sí que lo de Bale sea una protrusión de nada, poca cosa, como un catarrillo vertebral que se arregla con un paracetamol de 1 miligramo. Eso sí, todo ello explicado convenientemente con toda la artillería pesada del departamento de comunicación blanco, que no escatimó en doctores, entrevistas, incluida la del presi en Punto Pelota, para desmentir y/o matizar lo del Marca, diario, cabe recordar, nada dudoso con el Madrid y su dirigencia actual ¿Entonces?

Entonces nada. Bueno. Lo de siempre. Es decir, que hay que ser muy malo-maloso para decir tantas barbaridades, que se ha querido hacer daño al jugador, al club y al mismísimo presidente, artífice de la contratación contra viento y marea de Bale. La socorrida y nada original teoría de la conspiración a la que con tanto entusiasmo se abrazan los presidentes, ya sean autonómicos, de la comunidad de vecinos o de un club de fútbol. La traca es el habitual ‘rodarán cabezas’, en modo de buscar, encontrar y ajusticiar al filtrador; y las también habituales ‘medidas legales’ contra los autores de la noticia. Y si, como bombazo final, anuncias que lo mismo fichas a Falcao en enero y ya tienes al personal entregado. Y así se cierra el círculo de la hernia-protrusión que no lo fue, o lo fue pero solo un poquito, sin que se realicen las pertinentes preguntas incómodas. Es lo que tiene las respuestas susceptibles de dejarte como Cagancho en Almagro.

Desde la ignorancia médica de esta Taberna se intuye que una hernia discal en un jugador de élite debe de ser, como mínimo, algo realmente molesto ¿Sabía el Madrid de la existencia de estos problemas médicos en el jugador? ¿Por qué se hace público el fichaje antes de someter al futbolista al reconocimiento médico? ¿Si no tiene la mayor importancia esta lesión menor, por qué no se dijo nada sobre este problema tras la revisión de los doctores? ¿Alertó alguien al presidente sobre los precedentes de lesiones de Gareth Bale? ¿Se precipitó el debut del futbolista galés? Ahí quedan.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial