img
Un verano sin Mou
img
@TabernaMou | 19-07-2013 | 16:14

Cuando se anunció oficialmente el secreto a voces el exilio laboral de José Mourinho, su yihad lanzó una especie de maldición bíblica premonitoria: le echaréis de menos. Y tienen parte de razón. Solo parte. Estamos en el último tercio del mes de julio y no nos va del todo mal. Tenemos amistades traicionadas, culebrones con entrenadores, fichajes… Si pensaban los amigos de Mou que el panorama informativo iba a ser más aburrido que la Gaceta del Desierto del Gobi, se han equivocado.

El verano está teniendo sus puntitos de interés que están dando bastante juego. Estaba claro que el jeque iba a soltar a Ancelotti porque el otro jeque, el de Chamartín, iba a soltar la pasta. La Copa Confederaciones se vio un tanto alterada por ese malvado rumor-noticia-lo que sea sobre una presunta juerga de la selección española, con el obvio desmentido de los acusados, aunque como la información procedía de la canalla brasileña, tampoco es que se le hiciera demasiado caso por aquí. El repaso de los primos de Neymar a La Roja y el embarazo de nuestra reporterísima y nuestro capitanísimo, pusieron el cierre oficial a la temporada. Vacaciones para los chicos de Del Bosque. Sin embargo, la información no descansa.
Llegó la rajada de Pep, esperada por los doctos expertos en meacolonialismo que necesitaban como el aire las palabras de Guardiola para poder demostrar al incrédulo que en el paraíso blaugrana también había tormentas, líos, traiciones y deslealtades. Hay una Cosa que te Quiero Decir, versión Can Barça. Los legos, pues, hemos descubierto que Guardiola es un malo-malísimo sin corazón, que pasó de su superamigo cuando más le necesitaba y, además, se dedica a meter el hocico en gallinero ajeno para robar jugadores. Lo peor. Todo un Maquiavelo frío, calculador y vengativo que juró odio eterno a un presidente mediocre que utilizó en su contra la enfermedad de su ex amigo. No me digan que da para un culebrón venezolano de cinco mil capítulos.
Aunque la economía está más tiesa que la pata de un gallo viejo y los clubes deben hasta de callarse, también nos hemos llevado alguna que otra alegría como la salida de Villa al Atlético por una cantidad ridícula que nadie se cree pero que todos aceptan; o la pasta gansa que el jeque blanco ha depositado en la cuenta corriente de la Real por la perla Illaramendi, que con lío de IVA arriba, IVA abajo incluido, hacía que muchos se preguntasen cómo era posible pagar 30 kilos por un chaval de 23 año y sólo 5 por el nueve del Barça y de la selección española. Misterios contables de los propietarios del Atlético de Madrid. Y nos queda Garreth Bale, que imaginamos caerá dado que la crisis, por alguna razón misteriosa, siempre pasa sin afectar a los de siempre. Los misterios contables de un club que quiere gastar 130, ingresa 25 y le siguen cuadrando los presupuestos. El resto, que debe de manejar una ingeniería financiera diferente, tienen que vender a sus futbolistas para seguir pagando las nóminas. Media Liga de las Estrellas va a acabar jugando en Inglaterra o Italia. Al tiempo.
Amigos, partidarios y simpatizantes de José Mourinho: hay que reconocer que se le echa de menos por estos pagos y que este verano con Mou seguramente sería un poco más divertido, chusco y picante, pero no nos está yendo tan mal sin él, amanece cada mañana, pasan cosas interesantes en el fútbol de este país y andamos bastante entretenidos, dadas las circunstancias. Eso sí, con bastante menos dosis de mala leche.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial