img
El padre de la novia
img
@TabernaMou | 06-05-2013 | 15:51

El próximo 28 de mayo se cumplirán 3 años desde que el Real Madrid y su taumatúrgico presidente entregaron su corazón al entrenador más deseado del momento, completamente cegados por el amor y el deseo. Deseo de contentar a unos aficionados huérfanos de títulos y de corresponder a unas encuestas que señalaban a José Mourinho como el técnico al que todos querían para retornar a la senda de la gloria. Como se daba la circunstancia de que Mou no era precisamente un soltero de oro, la novia tuvo que empeñar casi hasta las enaguas para hacer realidad tan ansiado romance, pero cualquier esfuerzo, se pensó, merecía la pena y el dineral que costó el capricho de la nena transformó en todo un ejemplo de buena gestión, digna de estudio y ejemplo en las más preciadas escuelas de negocios. Sin embargo, el príncipe, lo que comenzó como un idilio de película, está terminando de la peor manera posible, con la pareja manteniendo las formas en público, aunque enfrentados en todo y con ganas, muchas ganas de dar por concluida la relación.

El príncipe se convirtió en sapo y a la novia le dejó de parecer atractivo el antaño gentilhombre del banquillo. Pasa en las mejores familias. Quizá la novia despechada esperaba demasiado del apuesto caballero y eso de que ahora presuma de haber conseguido llegar a tres semifinales consecutivas en la Champions, no le ha sentado nada, pero que nada bien. Además, las relaciones con los niños han sido últimamente algo tirantes. El vestuario blanco, que para la detección de entrenadores con problemas tiene un finísimo olfato, prácticamente había dado de lado a Mou, incluidos los antaño más fieles, que ya tienen la cabeza puesta en el nuevo novio de mamá, aunque todavía no esté muy claro quién será, que parece anda algo revuelto el asunto, y no es plan retratarse mucho con él. El problema, como en cualquier separación no del todo amistosa, surge con el reparto de los bienes de la pareja. La custodia de los niños está claro que es para la madre, aunque puede que alguno de las criaturas prefiera marchar con papá Mou, cuando decida definitivamente adónde marcha, que tampoco eso está claro. No es lo mismo que seas tú quien salga voluntariamente de casa o que te pongan la ropa en una maleta y la arrojen desde la ventana. Unos cuantos millones de euros marcan la diferencia, de ahí los morros de ella y el fastidio de él.
El presidente ya ha tenido que intervenir para que no se le desmande el asunto, pidiendo a la pareja que mantengan las formas. El mejor final deseado por el padre de la novia, dadas las circunstancias, sería ganar la Copa del Rey el próximo día 17, en el hogar conyugal. Un divorcio con un título parece menos amargo. Luego, tocará aflojar la cartera y vender, de nuevo, la operación como otro ejemplo a seguir para futuros economistas. Aquí paz y mañana gloria, hasta que la novia se encapriche de otro príncipe… y que no salga rana.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial