img
La culpa fue del Cha-cha-cha
img
@TabernaMou | 10-04-2013 | 11:23

Se siente, pero esta Taberna no se va a unir a la mayoritaria corriente absurda que llora a moco tendido, se indigna y cabrea por la eliminación del Málaga. No niego que la crueldad del fútbol es en ocasiones malvada. Esta eliminación ha sido cruel. Tampoco se ha de cerrar los ojos ante la evidencia de que el arbitraje en Europa, ergo en España también, está en manos de unos cuatreros ignorantes que sorprenden al espectador perplejo con un desconocimiento palmario del reglamento. Es obvio también que los capos de este negocio tienen muy poco que envidiar a las familias mafiosas del sur de Italia, capaces de todo por aumentar su cuota de poder hasta el punto de doblegar soberanías nacionales con la amenaza de expulsar a la selección de la competición. Todo eso es cierto, pero culpar a Platini, a un árbitro malo-malísimo y a una conjura universal de la eliminación del Málaga es ir demasiado lejos.


Tenemos una tendencia realmente acusada de buscar responsables ajenos de nuestras miserias y fracasos, en lugar de echar un vistazo por dentro, haciendo un poquito de autocrítica. Siempre mirando hacia otro lado. Es relativamente sencillo montar una teoría de la conspiración. Basta con encontrar un móvil y a un sospechoso habitual. El motivo en este caso es la inquina de la UEFA hacia el Málaga por sus aires de nuevo rico y mal pagador, a quien ha sancionado con un año de castigo, prorrogable, y no puede consentir que el rebelde se salga con la suya, triunfando sobre el terreno de juego. El sospechoso, por lógica, sería el malvado Platini, que habría dado orden a su sicario Craig Thompson para que concediera un gol en fuera de juego al Dortmund, clave para la eliminación de los malagueños. Simple, limpio y sin dejar huellas. Una vez montada la teoría conspiratoria, se necesitan unos buenos altavoces mediáticos para hacer ruido, al menos durante unos días y todos contentos. Nos han eliminado en el último minuto, nos han cascado dos goles que nos han dejado fuera de Europa, pero somos cojonudos. Fin de la historia.
Muchos se molestarán por lo que están leyendo. Estarían en su derecho. También estarán en su derecho si ignoran la situación en la que se encontraba el club al inicio de esta campaña y Pellegrini con un pie y medio fuera de La Rosaleda; de la mala gestión económica de décadas en este histórico club, manejado muchas veces por elementos de, cuando menos, dudosa reputación y que ha estado -¿está?- a punto de desaparecer; o lo que están haciendo los jeques presuntamente salvadores. Mérito, mucho mérito tiene lo que han logrado estos jugadores con El Ingeniero al frente así que, Joaquín, pisha, la culpa no fue de Platini. Fue del cha-cha-cha.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial