img
Bienvenidos a la República Independiente del Dopaje
img
@TabernaMou | 31-01-2013 | 09:50

El doctor Eufemiano Fuentes es un tipo altivo, seguro de sí mismo, desafiante y peligroso, muy peligroso. Sabe demasiado y él sabe que sabe demasiado. Todos lo saben. Quizá por ello ha gozado de un cómodo estatus de impunidad, la impunidad que proporciona el saber lo que se oculta debajo de la manta del dopaje en España, una manta que no solo cubre a unos cuantos ciclistas. Hay más, mucho más y, posiblemente, mucho más importante, más grave, más terrorífico en las etiquetas que identifican las bolsas de sangre. Esa es su baza. Ese es su poder. Asignar un nombre a una etiqueta. Fíjense qué simple, pero efectiva estrategia de defensa.
El doctor ha enseñado los dientes. Ha realizado una pequeña demostración de lo que puede llegar a hacer si se empeñan en atacarle, en acabar con su carrera profesional. Dos dentelladas y, sin hacer apenas ruido, sin montar apenas escándalo, ha destrozado la credibilidad del ciclista soplón llamándole cocainómano (me lo contó su madre…así que, ¿cómo pretendía que le tratara?); y ha obligado a dimitir al presidente de los ciclistas profesionales. Era también cliente del médico grancanario. Solo dos avisos de lo que es capaz de hacer. ¿Quieren más? Pues vengan a por ello. “La mayoría de mis clientes eran ciclistas, dijo a su señoría el acusado, pero había clientes de otros deportes”. Aviso a navegantes.

El doctor Fuentes no es un suicida, obviamente. ¿Qué hacía con las bolsas de sangre? Nada. Añadir conservantes, como si se tratara de yogures. Hacer analíticas y nada más ¿Y los restos de EPO encontrados? A mí que me registren. Yo no sé nada de lo que hacían mis clientes con su sangre antes de caer en mis manos. Demuestren que yo he sido quien ha introducido toda la porquería que han encontrado en las bolsas. Y este es solo el principio. La munición del buen doctor es de la buena. Sabe dónde dispara.
Estos son algunos de los comentarios escogidos al azar en distintas webs deportivas.
“Qué bonito deporte el ciclismo… Sí señor. Panda de yonkis”
“¿qué van a pensar de este país?. La jueza evita que den los nombres de los clientes de este carnicero, un actor de primera, profesional del cinismo también. ¿quién es la mano que mece la cuna para que nunca se sepan quiénes son estos defraudadores del deporte?”
“El “pote belga” se usó hasta finales de los 90… llevaba heroína y cocaína entre otras… apuesto a que ésto no lo desconoce Eufemiano… igual hay que preguntarle por el inicio de ciertas adicciones… si no, que piense en Pantani o Chava… lamentable”
“No tiene que decir quiénes eran? Vaya pantomima de juicio, al final pagaran los mismos de siempre, los ciclistas…”
“A ver si nos pensamos que ganamos en todos los deportes del dia a la noche por arte de magia hombre… por favor,…”
“Pues esto es muy fuerte y muy sucio, en EEUU, la USADA ha hecho con un compatriota, Lance Armstrong, lo de juzgarle y dejarle sin los 7 Tours. Y aquí en España cuidado!! No vaya a ser que salpique al Real Madrid, al Barça, a Rafa Nadal, a David Ferrer…y si me apuras a alguno de baloncesto”
“En Francia ya canta Soy dopanyol soy dopanyol soy dopanyol La imgen deporte Espanyo esa por suelo”

Ejemplos que constatan la creencia popular de que el ciclismo es un deporte corrupto (ahora Armstrong ha señalado también a la generación de Indurain y compañía con el dedo acusador del dopaje); de que hay mucha basura escondida tras esas bolsas de sangre incautadas por la Guardia Civil, con nombres y apellidos ilustres estampados en una etiqueta y, quizá lo peor, que no va a pasar nada, que ya se encontrará un defecto de forma, una escucha ilegal o un fallo procesal para que nadie responda por el inmenso daño que se está haciendo a la credibilidad del deporte español. Munición y de la buena para los escépticos extranjeros que nos ven como lo que quizá somos: la República Independiente del Dopaje.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial