img
Los Jardines de Mou
img
@TabernaMou | 02-01-2013 | 11:05

Mou se ha metido en un señor jardín con la suplencia de Casillas en Málaga, aunque con lo listo que es el entrenador del Madrid, seguro que ya tenía previstas las consecuencias de tan polémica decisión, la acción y la reacción. Mourinho está en su pleno derecho a elegir a quien le plazca para jugar. Es su trabajo. Si mañana quiere colocar a Cristiano de portero, tiene toda la autoridad para hacerlo. Otra cosa es que después le envíen al psiquiatra ¿Qué razones le impulsaron para sentar en el banquillo a Iker? Solo las sabe Mourinho. Objetivamente, el capitán del Real Madrid no es el único responsable de que los blancos hayan perdido la liga en apenas tres meses ¿Entonces? Solo se nos ocurre que se trata de una elemental cuestión de confianza y aquí, y este es también un hecho, no existe ese vínculo estrecho entre técnico y jugador. No estamos hablando de un jugador cualquiera ni de un puesto en el equipo cualquiera. Aquí estamos hablando del guardameta y del capitán. Se soportan, pero no se tragan, por lo que el enorme ego de Mou, como la Diosa que lleva dentro la protagonista de las Sombras de Grey, se pilla unos mosqueos de primera categoría.
Mou se cargó a Casillas. Acción. El famoso entorno se quedó de piedra. Reacción. El Madrid perdió y jugó mal. Como es últimamente habitual. Acción. Gran parte del vestuario, rebotado ante la imagen de Iker en el banquillo. Reacción. Me importa un bledo lo que piense el mundo mundial. Acción ¿Qué sucederá este domingo frente a la Real? A saber. Si Mou se mantiene firme y vuelve a prescindir del capitán, habrá dado un golpe de autoridad incuestionable. Aquí mando yo, este es mi trabajo y lo cumplo, pase lo que pase y pese a quien pese. El cisma quedará abierto, crecerá la oposición al entrenador portugués y se enrarecerá aun más el clima en el club. Si, por el contrario, Mou cede, recula y vuelve a colocar en el once titular a Casillas, se podría interpretar como una cesión del entrenador, una bajada de pantalones y una concesión a la galería que difícilmente se conjuga con la personalidad del portugués. En resumen, que haga lo que haga siempre quedarán heridas abiertas y frentes sin cerrar que harán, si cabe aun más, complicados los largos meses que quedan hasta que concluya la temporada. No sabemos desde esta modesta tribuna tabernaria si Casillas jugará o no este domingo. Lo que sí que tenemos claro es que Mou ha logrado su objetivo: no se está hablando una sola palabra de las enormes carencias y el fútbol ramplón de su equipo. El Puto Amo.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial