img
La huida hacia adelante del Real Madrid
img
@TabernaMou | 17-12-2012 | 11:29

Está cada día más claro que esta temporada queda a título de inventario para el Real Madrid. Ahora vienen los matices. Partimos de la base de que el proyecto Mourinho está finiquitado y que no le aguanta ya ni su propia sombra por los pasillos del Bernabéu, queda por determinar cómo se gestiona la larga transición que le espera al club blanco hasta la llegada del nuevo técnico. Llegados a este punto, las cosas se pueden hacer mal, peor o como las están haciendo los rectores madridistas.

Aquí da la impresión de que el Madrid es como la Cuadrilla de Pancho Villa, haciendo cada uno la guerra por su cuenta, conteniendo la respiración cada vez que alguien abre la boca, asistiendo a espectáculos que rozan el bochorno y con constantes huidas hacia adelante. La semanita ha sido de enmarcar. Primero, el presidente ratifica y reafirma su relación de amor con el entrenador en una cena navideña. El mensaje tiene tanta credibilidad en el propio club que a más de uno le cuesta aguantar la sonrisa al escuchar al mandamás. Después, el entrenador se aplica en ceremonias pseudomafiosas, con la complaciente colaboración del departamento de comunicación del club, rodeando a un periodista de Radio Marca para pedirle, exigirle, que cite a sus fuentes, con insultos incluidos. Al más puro estilo de Los Soprano, con Mou en el papel de Toni y sus ayudantes encarnando a Pauli Gualtieri y a Silvio Dante. Haciendo amigos. Y para rematar la faena, viene de visita el Espanyol y te empata el partido, con lo que a mediados de diciembre, tienes que reconocer que das por perdida la Liga. Brillante panorama.
Otro de los síntomas inequívocos de que algo no funciona es la extraña unanimidad de los medios, muchos de ellos antagónicos, en la crítica del entrenador portugués. Divorcio y pérdida de la confianza y respeto de la plantilla, mínima confianza de la cúpula directiva y filtraciones interesadas (aquí nadie da puntadas sin hilo y se hila fino, muy fino) sobre conflictos, broncas y todo aquello susceptible de crear el ambiente adecuado para llegar a una situación insostenible que justifique una decisión que ya está tomada: acabar con el Mourihnato en el Real Madrid. Nada nuevo en el modus operandi. Cuando el dedo pulgar apunta hacia el suelo, la maquinaria se pone en marcha y el reo ya sabe que tiene los días contados. La única duda es conocer cuándo entrarán en escena los leones, porque la temporada puede ser larga, muy larga en el circo blanco.

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial