img
La insoportable levedad de Mou
img
@TabernaMou | 26-11-2012 | 08:25

Tengo una plantilla que parece más una cuadrilla de tuercebotas con peinado de diseño, que un equipo de fútbol; vivo en un club que parece estar regentado más por el hermano pequeño del Doctor No, que por un tipo, comunicativo, implicado y cercano; mi entorno es un campo de minas dispersadas por un loco peligroso y olvidadizo y no un lugar en el que uno pueda sentirse seguro y a salvo; y la prensa con la que cada día me tengo que desayunar es como tomarse en ayunas un par de buenos chutes de aceite de ricino. De echar las tripas. Si a eso le añadimos que estoy más solo que el general Custer, rodeado por feroces apaches sedientos de sangre, mi sangre, harto de llamar al Séptimo de Caballería, que ni está ni se le espera, pues tenemos un panorama para orinar y no echar gota, con perdón del distinguido público que tanto me ¿quiere? y al que yo tanto ¿aprecio? Desde que llegué al Madrid, solo me faltaba que me crecieran los enanos. Pues bien, este fin de semana, los pequeños han pegado el estirón.

Se supone que no es necesario decir a estas alturas de Taberna que estamos hablando de El Más Grande, de sus reflexiones en voz alta (versión un tanto libre, lo reconozco) una vez tirada la liga en el Villamarín tras protagonizar un nuevo bochorno futbolero. Algo hay que decir, claro, porque hacer tragar al personal el sapazo de que a finales de noviembre te has comido todos los colines ligueros, es durillo. La semanita ha sido de enmarcar. A la castaña de partido en Manchester, logrando la clasificación para la siguiente ronda de la Champions de aquella manera, solo le faltaba la guinda sevillana. Y Mou más moscatel que un pavo en Nochebuena y, como para chulo mi… (a rellenar por parte del lector), en un alarde de mourinhada, se planta en plan torero en medio del campo para saludar al respetable y felicitar a los jugadores del Betis ¿Y a los suyos? Pues que ‘se lixen’, que viene a ser el ‘ajo y agua’ de aquí, en versión setubalense. Hasta un tenista viejuno corre más que los míos, vino a decir, después de meterse tres partidos de tres horas al cuerpo. Mensaje -otro más- enviado.

Dicen los mourihnologos, gente entendida, versada y docta en interpretar las palabras y los gestos de Mou, que el portugués está en pleno pulso con el mandamás del club en su afán por gobernar al Madrid como el Rey Sol y que está ya dando los primeros pasos para marcar el camino de salida del Bernabéu. Dicen los frikis de los datos raros que Toshack, Valdano, García Remón o Bern Schuster, entrenadores del Real Madrid que a estas alturas de campeonato se encontraban a más de 9 puntos de la cabeza, no se comieron el turrón ¿Será el inefable Mou el siguiente?

Sobre el autor @TabernaMou
¡Bares, qué lugares! Tres cosas tienen en común estos templos del saber: la ensaladilla fosilizada, una buena estaca disuasoria para los simpas y las apasionadas discusiones deportivas. Esto quiere ser la Taberna de Mou, un lugar de encuentro para hablar de deporte sin límite de edad, sexo y condición. Bienvenido, te estábamos esperando

otros blogs del mundial