Skip to content

Ahora empieza lo bueno, o lo malo

2011 November 19

Ya es 20 de noviembre. A votar. Se acabó una interminable campaña electoral. ¿Aburrida? Sí, como casi todas, pero bendito aburrimiento democrático. No hace mucho uno no podía aburrirse con las campañas porque no había, y a los de Grecia e Italia les han cambiado el gobierno sin elecciones. Así que no nos quejemos que hay situaciones mucho peores.

Las dos semanas de campaña, también los meses anteriores, pero estos 15 días de mítines por doquier, información electoral a espuertas y candidatos hasta en la sopa han estado teñidos por la crisis de la deuda y del euro. Nunca había pasado nada semejante, nunca un tema europeo se había metido hasta la cocina de la política nacional. Y ahora viene lo bueno, o lo malo. Da la sensación de que si gobierna Mariano Rajoy, como parece indiscutible, las cosas no van a cambiar. Su apabullante favoritismo no ha servido para apaciguar a los mercados. Es más la escalada de la prima de riesgo sobre deuda soberana de España y el incremento de la desconfianza de los inversores (especuladores) no ha hecho más que crecer en la campaña. Eso quiere decir que el lunes no va ser el primer día del fin de la crisis, como apuntó una más que despistada secretaria general del PP.

Me queda la impresión de que a Rajoy se le ha hecho larga la campaña y a Rubalcaba, corta. El más que probable futuro presidente del Gobierno tenía ganadas las elecciones desde hace meses y a última hora ya no tenía nada que vender. Su discurso se volvió repetitivo, ha desgranado el mismo mensaje de austeridad y cambio día tras día con variaciones mínimas en función de los localismos de turno. El socialista, ya veremos si es líder de la oposición, tenía también las elecciones perdidas de antemano. Como derrotado arriesgó, pero no convenció. Fue audaz con las propuestas -más impuestos y distanciamiento de la ortodoxia ‘merkeliana’- pero disparaba con pólvora del rey. Sabía que eran planteamientos que iban a ninguna parte porque no va a gobernar.

Dentro de un rato a votar. Quiniela: PP 185-190; PSOE; 120-125; IU 8-10; CiU 12-13; Amaiur 5-6; UPyD 4-5; PNV 4-5; ERC; 2-3; Iniciativa 2; BNG 2; Coalición Canaria 2; Compromís 1.

 

Caravanas a ninguna parte

2011 November 17
tags: , ,
por

Las caravanas electorales supongo que se llamen así porque algún ingenioso en la transición, cuando los medios de comunicación seguían a los candidatos a golpe de autobús y el avión ni se planteaba, decidió que aquello era como en las películas del oeste en las que una serie de carromatos iban guiados por alguien hacia ninguna parte, bueno sí al oeste después de luchar con los indios o los malos de cualquier pelaje. En el autobús se comía, se dormía, se reía, se fumaba, se bebía, se hacía de todo. Como en las caravanas del oeste.

El nombre ha quedado pero no se parecen en nada a aquellos movimientos transhumantes de los setenta y ochenta. El autobús se usa poco, ha llegado el tren, siempre que sea de alta velocidad, pero tampoco es el medio más usual. Casi todos los desplazamientos son por el aire, aunque sea para vuelos de un cuarto de hora. ¡Así ya se puede! comentará alguno. Seguro que es alguien que no tiene ni idea porque no se ha movido de la silla de la redacción y nunca ha soportado una caravana en los últimos años.

Se viaja en avión porque los partidos han triplicado o cuadruplicado las distancias que recorren los candidatos en dos semanas. Madrugones infames estés bien o mal, aterrizajes y despegues uno tras otro. Se puede desayunar en Murcia, comer, si es que hay tiempo, en Zaragoza y dormir, un poco, en Santander; y al día siguiente vuelta a empezar, después de un desayuno santanderino, se almuerza, insisto si se puede, en Sevilla para cenar en Barcelona. Y así dos semanas. ¡Ah! y entre medias hay que trabajar: crónicas para las radios, los periódicos y las agencias, y totales para las teles, con el añadido de la contribución a la página web de cada medio.

Todo esto, además de costar un dineral -por ejemplo la cobertura de esta campaña del PSOE va costar del orden de los 15.000 euros (mil diarios) y la del PP unos 10.000- para qué. Los candidatos quieren colocar su mensaje y, a menos de que el informador sea medio espabilado, convierte a los caravaneros en meros intermediarios de la propaganda electoral, por lo demás repetitiva y aburrida.

Entonces por qué se mantiene esta modalidad periodística. Por costumbre, porque siempre se ha hecho, no por su interés informativo. Los que quieren acallar sus conciencias argumentan que de esta forma se tiene contacto con el candidato, conoces a su entorno, adquieres fuentes informativas. ¡Y un cuerno! Al candidato apenas le ves salvo en el escenario del mitin, como cualquier espectador, y a lo sumo hablar con él de pie, apretujado y de mala manera una hora con suerte en dos semanas; el ansiado entorno brilla por su ausencia y las fuentes están más secas que la mojama. El único trato es con los también esforzados y machacados equipos de prensa de los partidos, unos más simpáticos que otros, y que en función de la disposición tengan hacen más o menos agradable el periplo.

El resultado. Crónicas, por lo general y pese a los esfuerzos de sus autores, tostones como panes requemados; imágenes, las de siempre con el único cambio del fondo de pantalla; sonidos parecidos como gotas de agua. Y dentro de cuatro años, otra vez la misma historia. No aprendemos y así nos va.

 

Esa boca

2011 November 14

Hoy, el día en que Mariano Rajoy decía que gracias a que hay elecciones España -y con ellas su llegada al gobierno- no está en la misma situación que Italia la deuda española se disparó a niveles estratosféricos. Rentabilidad por encima del 6%, lo que supone adquirir el compromiso de pagar muchos millones en intereses para colocarla, y la prima de riesgo en los 432 puntos, es decir que cobrar lo invertido entraña peligros para el comprador de los títulos. Habrá que confiar en que sea una casualidad y no una causalidad.

Pero juegos de palabras aparte, lo que ha pasado hoy demuestra que los mercados no atienden a razones cuando eligen a un país. Parece que da igual que gobierne uno o que lo vaya a hacer otro. Si no echemos una mirada a Italia. Mario Monti, el tecnócrata experto, serio, riguroso, europeista, ya es primer ministro. Y la deuda italiana se dispara aún más. No habíamos quedado que el esperpéntico Silvio Berlusconi con sus engaños a Europa era el problema. Pues parece que no. Claro que, a fuer de sinceridad, era el primer día del excomisario europeo y ni siquiera aún ha formado gobierno. Es prematuro, por tanto, sacar conclusiones por el vértigo de una sola jornada. Pero es un aviso: el cambio en sí no se un bálsamo de fierabrás que todo lo cura.

Los problemas de España no se van a resolver con la llegada de Rajoy al gobierno. Tampoco se solucionarían si fuera Alfredo Pérez Rubalcaba el llamado a gobernar. El asunto es más de fondo. Es de confianza, pero también de rentabilidad. La deuda española, siempre que los mercados no estrangulen la economía al estilo griego, es un buen negocio para los inversores. Proporciona unos rendimientos espectaculares, pero para que la vaca siga dando leche no hay que matarla, hay que apretarla hasta donde se pueda. Un panorama que no va a cambiar, al menos a corto plazo, con la llegada del PP al poder. Rajoy cree que la receta para revertir la situación es un ajuste de caballo. Veremos y sufriremos.

ETA, la crisis internacional y las víctimas

2011 November 11
por

Como no hablan de ella o apenas lo hacen en esta campaña, ETA recuperó su costumbre de hacerse notar en vísperas electorales mediante una entrevista tostón (15 páginas) que publicó hoy el diario ‘Gara’. La organización terrorista suele ser muy aburrida y emplea un lenguaje abstruso en sus comunicados y en esta ocasión, aunque se trató de una conversación, fue igual de tediosa e incomprensible.

En contra de lo que era de prever no pide el voto para las listas de Amaiur el 20 de noviembre, pero toca muchos palos. Hasta la crisis económica internacional es motivo de comentario, aunque sea de refilón, de los dos encapuchados. Pero sus aportaciones al problema de las deudas soberanas y las primas de riesgo ponen de manifiesto su altura intelectual. Dicen auténticas chorradas. ETA, por ejemplo, considera que la crisis evidencia que la dependencia de Euskadi de España y Francia es un lastre económico para los vascos. Eso se llama no enterarse de nada. Todos los expertos coinciden en que la salida de esta crisis pasa por más Europa, más solidaridad, más integración. Para la organización terrorista la solución pasa por menos Europa, disgregación e individualismo. 

Una lectura detenida del texto (cinco páginas en castellano) permite detectar algunos puntos llamativos. ETA confiesa que la estrategia de la violencia estaba agotada; reconoce asimismo que se equivocó al dinamitar el proceso de paz de 2006; anuncia que no estará en la mesa de negociación y que su papel se limitará a gestionar la situación de los presos y de los exiliados. También ratifica que el abandono de las armas es irreversible, pero al mismo tiempo desliza el inquietante aviso de que “el final está sin escribir”. Pronostica asimismo que habrá bloqueos en el proceso que espera que se abra tras su abandono definitivo de la violencia por culpa, como no, del Estado español, nunca por la suya.

El texto, así lo comprobara quien lo lea, es bastante concreto en algunos aspectos, ambiguo en otros y tiene clamorosas ausencias. La más sonora, la de sus víctimas, no las suyas sino las que ha causado. ETA solo tiene palabras para sus muertos. Para los otros tiene un párrafo sangrante: “La confrontación armada de las últimas decadas ha causado mucho sufrimiento, sin duda. También las acciones de ETA. No somos insensibles”. Aún falta mucho.

Y a mi qué

2011 November 8
por

Las televisiones, los periódicos, las radios y las webs han bombardeado con el debate. Parecía que no había otra cosa en el mundo. Alfredo contra Mariano, Mariano contra Alfredo, tanto monta, monta tanto. Pues no. Ni mi vecina ni mi hijo, bueno el enano un rato sí, ni la mayor parte de mis amigos ajenos a esta rara burbuja de políticos y periodistas que se retroalimentan como si lo suyo fuera el no va más han dedicado su noche de este lunes a ver el debate que a algunos nos ocupa y preocupa.

Aún no se conocen las cifras de audiencia de Cuatro, Telecinco o la 2, que no han dado el cara cara, pero no sería de extrañar que superaran a TVE, Antena-3, la Sexta o las autonómicas que lo han emitido. Es cierto que el pescado parece que está vendido y no hay partido por mucho que los socialistas, algunos, los más entusiastas, los más voluntaristas o los menos informados, digan que lo hay. Pero parece en el asunto de fondo es que estas elecciones importan un congo al personal.

 

 

 

Ni de ZP

2011 November 6

Si no hay noticias de ETA, tampoco las hay de ZP. El presidente del Gobierno brilla por su ausencia en la campaña. Estaba previsto, cierto. Pero, al igual que el borrado del final de la violencia, también chirría que Zapatero no tenga un papel más activo. Un perfil tan hiper bajo que responde a la estrategia del candidato socialista, al que la presencia del Gobierno resta más que suma y a la voluntad del todavía líder del PSOE de permanecer lejos de los focos, triste, y quizás frustrado, por la forma en que concluye su mandato.

Zapatero, según las previsiones del PSOE, solo compartira escenario con Alfredo Pérez Rubalcaba en Málaga en la última semana de campaña. Antes de ese momento, estará en Vitoria, Elche y en su León natal. Poco tajo para un presidente del Gobierno en las elecciones que se elige su relevo. Una agenda mucho menos cargada de la que tiene Felipe González, que ya ha compartido sudores mitineros con Rubalcaba en Dos Hermanas y Valencia, y lo hará en Zaragoza. Tiene además el carné de baile lleno con actos por los cuatro costados del país.

El papel de Zapatero se asemeja más al de Aznar en el PP. El expresidente no compartirá ningún mitin con Mariano Rajoy.  Su labor queda para escenarios de menos relumbrón, y que me perdonen los afectados. Aznar estará en Palencia, León, Elche, Murcia e Ibiza. Tampoco es mucho que se diga.

Sin noticias de ETA

2011 November 6
por

Es llamativo que el final de la violencia anunciado por ETA, la noticia más anhelada en décadas, pase casi inadvertida por la campaña electoral. Apenas algunas menciones de Felipe González para meter el dedo en el ojo a Mariano Rajoy, cual Mourinho con Tito Vilanova, y poco más. Alfredo Pérez Rubalcaba podría sacar pecho con ello, pero hasta ahora no lo ha hecho. Mariano Rajoy tampoco lo cita, pero es por no mencionar la bicha en los actos del PP, disconforme en su mayoría por la forma en que su líder encajó y aplaudió el anuncio. Solo en Euskadi tiene cierta presencia electoral.

Nada que ver con la campaña de 2008, en la que la organización terrorista fue un arma arrojadiza de primera magnitud a cuentas del frustrado, aunque ahora se ha demostrado exitoso, proceso de paz. No deja de ser llamativo que un objetivo de todas las fuerzas democráticas y de la ciudadanía en general no sea motivo, al menos, de comentario entre los candidatos. No está bien ni está mal, pero llama la atención.

Parece que ETA y la gestión de su final definitivo permanecerán en el congelador hasta después del 20 de noviembre. Aunque volverá al primer plano este lunes con motivo de la visita de José Luis Rodríguez Zapatero al lehendakari Patxi López en el palacio de Ajuria Enea, la primera de un presidente del Gobierno desde la que hiciera Adolfo Suárez allá por 1980. Ni Felipe González ni José María Aznar tuvieron a bien hacer una visita oficial. Zapatero también mantendrá un encuentro con militantes de base del Partido Socialista de Euskadi que quieren agradecerle el papel que ha jugado para conseguir el final de ETA.

El que no se consuela…

2011 November 4

El refranero dice que el que no se consuela es porque no quiere. Pues eso es lo que ha hecho el portavoz del Gobierno al comentar la encuesta electoral del CIS. José Blanco, de entrada, se encastilla en que el Gobierno no comenta sondeos, pero no se resiste a destacar el único dato que es medio bueno para el PSOE, el de los indecisos. Subraya que a dos semanas de las elecciones casi uno de cada tres ciudadanos todavía no ha decidido a qué partido va a votar; es decir que casi ocho millones y medio de personas aún dudan. Y mientras hay duda, hay esperanza. Eso es lo que se llama agarrarse a un clavo ardiendo.

Claro que en la acera del PP tampoco se aclaran demasiado. Mientras la mayoría de dirigentes de ese partido destacan que el estudio demuestra el deseo de cambio, su portavoz Esteban González Pons, se descuelga con la tesis de que la encuesta está mal hecha aposta para “dar pena” a los votantes socialistas y para invitar a que se movilicen el 20 de noviembre. Otro objetivo que escudriña el agudo portavoz es el contrario; es decir que los votantes del PP, ante la apabullante ventaja, se confíen y se desmovilicen ¡En qué quedamos! Si el resultado hubiera sido más estrecho, Pons hubiera puesto el grito en el cielo por la manipulación.

¡País! que diría Forges. Quedan 15 días para las elecciones.