Skip to content

No ha estado tan mal como parece

2012 August 4
por
Cuatro bolas de partido; 2-0, 40-0 y saque. Esas dos situaciones desaprovechadas son las que han supuesto que el equipo español de tenis se quede sin medalla por primera vez desde que este deporte se instauró como olímpico allá por Seúl 88, cuando conquistar 7-8 medallas era un sueño. Vamos, como ahora. Pero volviendo al tema principal, lo cierto es que no se puede calificar como fracaso la actuación española. Porque pese a la ausencia de metales (eso sí, el día que se valoren como se merecen los diplomas olímpicos, España volverá a la “Champions League” de los mejores países en deporte), los españoles no han estado tan mal como puede parecer. Desdeluego, no podemos hablar de decepción, ya que quitando a Verdasco, los tres jugadores que representaban a España han rendido bastante bien. Por un lado Almagro, a pesar de sus problemas en el hombro, ha aprovechado un cuadro bastante asequible para colarse en cuartos de final donde cayó con uno de los finalistas. Desde luego, por lo menos un notable para el murciano. En el caso de Ferrer, pese a que se esperaba algo más de él en individuales (cayó ante Nishikori en un partido en el que en el tercer set le hicieron la ‘pirula’), en dobles se ha entregado en cuerpo y alma a una pareja formada también por Feliciano López, una de las sensaciones de estos Juegos Olímpicos en tenis (no solo por su belleza). El toledano ha conseguido ganar en individuales a un ‘top-ten’ y ha sabido complementarse a la perfección con el de Jávea en la modalidad de dobles, poniendo el servicio y la volea. Es más, uno y otro (al igual que los cuatro franceses) han vuelto a demostrar que si los ‘singlistas’ (esos ‘hombrecillos’ que viajan de una lado para otro del mundo durante todo el año jugando torneos de individuales) se tomaran más en serio los torneos de dobles, otro gallo cantaría. Serían capaces de plantar cara a los Bryan (eso sí, da gusto verlos jugar por su sincronización). En definitiva, teniendo en cuenta la ausencia del mejor tenista español de la historia, Rafa Nadal, y de que no se ha conquistado ningún metal, la nota media del equipo español ha sido más que aceptable. Los problemas vendrán en Río ya sin algunos de los que siguen protagonizando la época dorada del tenis en España.