Skip to content

No ha estado tan mal como parece

2012 August 4
por
Cuatro bolas de partido; 2-0, 40-0 y saque. Esas dos situaciones desaprovechadas son las que han supuesto que el equipo español de tenis se quede sin medalla por primera vez desde que este deporte se instauró como olímpico allá por Seúl 88, cuando conquistar 7-8 medallas era un sueño. Vamos, como ahora. Pero volviendo al tema principal, lo cierto es que no se puede calificar como fracaso la actuación española. Porque pese a la ausencia de metales (eso sí, el día que se valoren como se merecen los diplomas olímpicos, España volverá a la “Champions League” de los mejores países en deporte), los españoles no han estado tan mal como puede parecer. Desdeluego, no podemos hablar de decepción, ya que quitando a Verdasco, los tres jugadores que representaban a España han rendido bastante bien. Por un lado Almagro, a pesar de sus problemas en el hombro, ha aprovechado un cuadro bastante asequible para colarse en cuartos de final donde cayó con uno de los finalistas. Desde luego, por lo menos un notable para el murciano. En el caso de Ferrer, pese a que se esperaba algo más de él en individuales (cayó ante Nishikori en un partido en el que en el tercer set le hicieron la ‘pirula’), en dobles se ha entregado en cuerpo y alma a una pareja formada también por Feliciano López, una de las sensaciones de estos Juegos Olímpicos en tenis (no solo por su belleza). El toledano ha conseguido ganar en individuales a un ‘top-ten’ y ha sabido complementarse a la perfección con el de Jávea en la modalidad de dobles, poniendo el servicio y la volea. Es más, uno y otro (al igual que los cuatro franceses) han vuelto a demostrar que si los ‘singlistas’ (esos ‘hombrecillos’ que viajan de una lado para otro del mundo durante todo el año jugando torneos de individuales) se tomaran más en serio los torneos de dobles, otro gallo cantaría. Serían capaces de plantar cara a los Bryan (eso sí, da gusto verlos jugar por su sincronización). En definitiva, teniendo en cuenta la ausencia del mejor tenista español de la historia, Rafa Nadal, y de que no se ha conquistado ningún metal, la nota media del equipo español ha sido más que aceptable. Los problemas vendrán en Río ya sin algunos de los que siguen protagonizando la época dorada del tenis en España.    

La historia de siempre

2012 July 29
por
A estas alturas del año,  que llueva en Córdoba quizá sea noticia y una sorpresa. Pero claro, si cambias ese panorama de mezquita,  flamenquines, salmorejo y belleza por el verde de las pistas de tenis del All England Tennis Club en Londres, lo cierto es que es bastante menos extraño. Porque en la capital inglesa, cosas de la vida, también llueve en estas fechas. Es más,  raro es el año que no se suspende alguna jornada en Wimbledon por la lluvia. Y en estos Juegos Olímpicos, que se disputan tres semanas después del tercer ‘Grand Slam’ del año, como no podía ser de otra forma para ‘disfrute’ de tenistas y aficionados, se volvió a cumplir esa máxima. Y claro, cuando eso ocurre en uno de los torneos más importantes del año, cuando sucede en La Catedral del tenis, te preguntas cómo puede ser posible que entre Roland Garros y Wimbledon  no tengan ni la mitad de pistas cubiertas que el archicriticado Masters 1.000 de Madrid –en la capital hay tres, por una en Londres y ninguna en París-. Es comprensible que en estos tiempos que corren de crisis económica y de pavor por la primera de riesgo no se efectúen grandes remodelaciones, pero no es entendible que después de la inversión realizada en el mítico club londinense por la disputa de los Juegos Olímpicos únicamente se cubriese una pista. No hablamos del Club de Tenis y Padel Villa de Leganés; es probablemente el club más prestigioso del mundo. Y es una lástima que un espectáculo de la talla de unos Juegos se vea empañado e interrumpido por las condiciones meteorológicas.    

Feliciano, ¿por qué no?

2012 July 26
por
Vale que en su perfil de Instagram se declare “devoto de la fiesta y torero frustrado”. Vale que, según palabras de alguien que sabe de esto, concretamente de Martina Navratilova, tenga “muchísimo talento pero es vago; podría ser muchísimo mejor de lo que es”. Vale que únicamente haya ganado dos torneos en su dilatada carrera. Pero, ¿y si fuese el torneo de Feliciano López estos Juegos Olímpicos? Porque si hay alguien diseñado para dar la gran sorpresa es él.  Es más, ¿por qué no? A priori, lo tiene todo para poder triunfar en esta importantísima cita del año. Razones tenísticas, desde luego, no le faltan. Un servicio bendecido por los dioses, idóneo para la hierba londinense. Una buena derecha con la que domina desde el fondo de pista. Quizá en el revés canta más. Pero así consiguió en 2005 convertirse en el primer español que se coló en los cuartos de Final de Wimbledon desde que lo hiciese Orantes en el 72.  Con esos dos poderosos tributos, el saque y el ‘drive’, por bandera, acompañados de una buena volea. Así ha alcanzado los cuartos de final en Londres en tres ocasiones. Obviamente, el Curro Romero del tenis, capaz de poner contra las cuerdas a Federer y de perder en primera ronda en este torneo ante Tursunov, no lo tendrá fácil. En una hipotética segunda ronda se vería las caras con Mónaco. Y a continuación, palabras mayores: Jo-Wilfried Tsonga. Ya en el cuadro de dobles, donde juega con Ferrer, la pareja española se mide a Fytstenberg-Matkowski. En definitiva, es el momento de Feliciano López. La hora para que demuestre su inmenso talento en una oportunidad de oro.