Skip to content

Terminamos fase de preparación mental.

2012 febrero 10
por isabeldiaz

Buenos días. Ya he visto que hemos vuelto a recuperar a “nuestros corredores” en sus blogs y, lo bueno, que ellos se van recuperando a si mismos, es decir, recuperando sensaciones, entrenamientos y sobre todo motivación y confianza. Leo “Ya llega lo bueno” en el blog de Raul y sonrio..porque, ya llega!. El otro día hablaba con Jose Manuel Abascal y comentábamos el alto nivel de compromiso y el esfuerzo que están realizando los corredores para afrontar esta aventura. Nos alegramos ambos por ello y nos sentimos orgullosos de participar con vosotros en esta preparación.

Por parte de la APD, hoy termina una fase en la preparación mental. Terminamos la fase psicoeducativa, es decir, en la que os explicamos y damos pautas para ir entrenando las distintas variables psicológicas necesarias para el afrontamiento de la media, y empezamos la fase precompetitiva. A partir de la próxima semana los últimos post irán encaminados a la preparación específica de la carrera.

Hoy concuimos las tres entradas sobre control de activación, Joaquín cierra su interveción y a partir de la semana que viene Milagros Estrada colaborará conmigo en la preparación de la carrera.

ENTRENAMIENTO DEL CONTROL DE ACTIVACIÓN

 El control de los niveles de activación se consigue mediante una adecuada práctica y con un entrenamiento psicológicamente orientado.

Durante las sesiones de entrenamiento debes previamente comprobar el nivel de “tensión muscular”. Recuerda que una excesiva tensión muscular es reveladora de ansiedad debilitadora. Comienza tus prácticas siempre con estiramientos musculares previos. Recuerda que si los músculos están muy tensos tus movimientos serán torpes, rígidos, bruscos y descoordinados.

Siempre antes de la practica debes, además de realizar los estiramientos físicos, intentar hacer una relajación muscular activa. Para ello trata de tensar todos los músculos de ambas manos, muñecas, brazos y antebrazos, mientras haces una fuerte inspiración y mantienes el aire en los pulmones durante unos segundos. Seguidamente destensa los brazos al mismo tiempo que exhalas el aire de un golpe de los pulmones. Puedes hacer el mismo ejercicio con los pies y con las piernas y glúteos. Comprueba que consigues relajación.

No inicies nunca una sesión de entrenamiento con pensamientos negativos o reflexiones contraproducentes sobre tu estado físico o forma física. No realices ninguna práctica de entrenamiento con malas sensaciones o sentimientos negativos. Para ello recuerda las anotaciones que te propusimos en los post anteriores.