Lo que tarda en nacer cada semilla.

Cuando sembramos algo estamos deseando que salga y casi todos los días le echamos una ojeada a ver si por fin asoman las primeras puntas verdes de entre la tierra.

Es difícil calcular el tiempo necesario para la germinación de una semilla porque los factores naturales pueden hacer variar mucho su duración, con independencia de que nosotros mismos también podemos influir de distintos modos en el proceso.

En términos generales, es posible acelerar la germinación manteniendo las semillas sumergidas en agua uno o dos días, hasta que observamos que empiezan a hincharse ligeramente. Las que tienen una envoltura dura o muy dura pueden ayudarse frotándolas con arena para agrietar la cutícula exterior y facilitar la entrada de humedad. En algunos casos como las semillas de acebo sólo brotan sometiéndolas media hora a la acción de la lejía o cinco minutos en ácido sulfúrico.

Entre las semillas que germinan más deprisa están los rábanos y los berros, que pueden nacer al día siguiente de haberlas sembrado y por lo general menos de tres días. Hay un grupo amplio de hortalizas que tardan entre cuatro y seis días, como los calabacines, los pepinos, las cebollas, las endibias, las escarolas, los guisantes, las

habas y las lechugas. Entre una semana y diez días necesitan las acelgas, las berenjenas, las coles, los melones, los pimientos, los tomates y las zanahorias. Por fin hay un grupo de hierbas condimenarias que tardan más de diez días en germinar, como el popular perejil, la albahaca y la salvia.

La enumeración no la hacemos completa para no recargar la lectura, pero puede servir para hacernos una idea de las más conocidas.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.