img
¿Me gusta el fútbol?
img
Luismi Cámara Martínez | Colpisa | 15-06-2014 | 23:33

Aficionados argentinos y bosnios, con cara de aburrimiento durante el partido entre sus selecciones. / Afp

Aficionados argentinos y bosnios, con cara de aburrimiento durante el partido entre sus selecciones. / Afp

Después de ver y escribir la crónica del ‘entretenido’ Suiza-Ecuador, me dispuse a seguir ¿disfrutando? del segundo encuentro del día, otro ‘apasionante’ Francia-Honduras. Pero no les voy a engañar, entre tanto fútbol, mis pensamientos se fugaron hacia el quinto encuentro de la semifinal de la ACB entre el Valencia y el Barça. Mis pensamientos y mis ojos. Porque, entre tanta televisión futbolera en la redacción, conseguí enganchar una al basket el tiempo justo para ver de refilón el último cuarto del partido.

¿Qué les voy a decir? Pues que me encanta ver a un equipo como el Valencia, pleno de coraje aún cuando le abandonan las fuerzas; que es apasionante disfrutar de un deporte en el que pasan cosas cada 24 segundos como máximo después de ‘chuparme’ unos cuantos partidos de Brasil en los que es difícil que suceda algo; que da gusto cómo en menos de un minuto se pueden ganar y perder partidos cada ocho segundos; y que me enamora que después de 200 minutos de tiempo real (sí, ese que no se pierde en saques de banda, en atenciones médicas por una patada, en ‘pónganse tras la línea que pinto en el suelo y ni se les ocurra pisarla’, en ‘saca tú de córner que a mí me da la risa’,…) coja Marcelinho Huertas y resuelva en una jugada magistral un duelo maravilloso en el que ningún equipo fue capaz de ganar en su cancha.

Marcelinho me liberó de la saturación del fútbol después de un intenso comienzo del Mundial. De hecho, creo que me va a tocar verme todos los partidos de Brasil 2014, sí o sí. No es que no me guste el fútbol. Me gusta. Mucho. A veces, hasta lo vivo con demasiada pasión (aunque bastante alejada de much@s que me rodean). Pero el baloncesto es otra cosa. De hecho, en estos momentos, estoy con el Argentina-Bosnia ante mis pestañas. Aburrido. Muy aburrido. Tan aburrido que hasta entre el público se puede ver a la hinchada albiceleste bostezando ante un apasionante tostón.

Así que, entre pase y pase de Zabaleta, Agüero, Higuaín y Messi, yo estoy pensando en que llegue cuanto antes el Miami-Spurs, el quinto encuentro de la final y el duelo que puede decidir la NBA si gana San Antonio.

Yo quiero que ganen los texanos. Por Duncan, por justicia. No son mi equipo favorito, pero Tim se lo merece.

Por cierto, siguen saliendo imágenes de argentinos en estado de sopor en las gradas… y eso que ver un partido en Maracaná tiene que poner y mucho….

¡¡¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOLLLLLLLLLLLLLL DE MESSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!! ¡Me encanta el fútbol! ¡Ah, no, lo que me gusta es el baloncesto! ¿O no?

 

Este blog es un cajón en el que poder hablar sobre BA-LON-CES-TO y un espacio abierto a todos para compartir informaciones, críticas, pasiones y opiniones con otros internautas y basketadictos. Aquí os espero con los brazos abiertos.

Otros blogs del mundial