img
Autor: Guillermo Balbona
Últimas voluntades, primeros deseos
img
Guillermo Balbona | 08-10-2014 | 8:23| 0

Ahí os quedáis

EE UU. 2014. 103 m. Comedia. Director: Shawn Levy. Intérpretes: Jason Bateman, Tina Fey, Adam Driver, Rose Byrne, Corey Stoll, Kathryn Hahn, Connie Britton. Salas: Cinesa y Peñacastillo

En esta comedia de soplidos, más que de suspiros, exagerada en su desmayado planteamiento, sólo breves apuntes amargos desvelan el juego de claroscuros tras un funeral. ‘Ahí os quedáis’ parte de una idea tan buena como agotada: la convulsión, la acotada colisión grupal o tribal tras una celebración o ritual. Recuérdense casos memorables e imitados como el ‘Reencuentro’ de Kasdan, o la casi moda de recurrir a los enlaces matrimoniales en el último cine, como la reciente cita familiar de Daniel Sánchez Arévalo, ya presente en sus cortometrajes. En este caso un funeral sirve para la catarsis, pero también para satirizar los convencionalismos y lugares comunes, caer en algunas parodias, no siempre logradas, y buscar el retrato generacional.

El problema es que  Shawn Levy no maneja con destreza sus recursos ni gestiona los tiempos de un relato coral de historias entrecruzadas y muchas pérdidas y recuerdos bajo la piel de los personajes. El tono de esta congregación en torno al patriarca fallecido pero reunida a los pechos de Jane Fonda –un chiste que se convierte también en un chirrido– no acaba de cuajar. Hay escenas epatantes y pequeños retablos que se asientan en la reiteración. El mosaico de matrimonios rotos, últimas voluntades, primeros y primarios deseos y desmesuras emocionales parece inagotable pero sustentados en el arquetipo. A las irregulares interpretaciones le siguen vaivenes de unos personajes a veces desasistidos, otras náufragos, el filme se resiente de la escasa atención que algunos perfiles merecían y se ahoga en la insistencia en otros.

Entre compulsiones y tensiones, chistes fáciles y salidas de tono, destila a partes iguales simpatía y rechazo. Al embarazo que no llega, la soledad emocional y la oveja negra, le siguen el fracasado y la arrepentida, de modo que  abundan los clichés en el armario familiar. Lo sardónico, satírico y ácido y lo dramático no logran encajar en este guión que a veces parece tender hacia un humor negro que solo se asoma de puntillas cuando pedía ser despiadado con el entorno. El luto de este encuentro familiar disfuncional es, en realidad, el de las miserias, cuentas pendientes y piedras en el camino de cada miembro, pero al cineasta de la saga ‘Noche en el museo’ y de ‘Los becarios’ le falta finura y elegancia y osadía para dibujar un retrato excesivamente superficial, cómodo y convencional. Demasiada complacencia y discreción de tono televisivo. A este velatorio le falta esa tensión incómoda que posee todo espacio marcado por el peso del pasado.

Ver Post >
Arquitectura fundacional
img
Guillermo Balbona | 06-10-2014 | 8:39| 0

El corredor del laberinto
EE UU. 2014. 110 m. (12). Ciencia-Ficción. Director: Wes Ball. Intérpretes: Dylan O’Brien, Kaya Scodelario, Will Poulter, Thomas Brodie-Sangster. Salas: Cinesa y Peñacastillo

Hay más idea que frutos. Y alguien detrás más preocupado en subrayar que habrá una segunda entrega que en contar la primera. Entre la fábula de supervivencia y la aventura distópica, este relato de adolescentes varados en su confusión posee una atractiva premisa que especula sobre la sociedad perfecta y la convivencia. ‘El corredor del laberinto’, que era propensa a la claustrofobia y que juega con la tensión sin exprimir del todo ambos parámetros, posee en sus entrañas una mezcla de El señor de las moscas y ‘Los juegos del hambre’. El problema es que pese a las interpretaciones nada desdeñables y una puesta en escena atractiva a la que tampoco se le saca todo el partido, esta historia de huida hacia adelante no profundiza en la fábula y en la metáfora futurista, ni es capaz de consolidar uno de esos pantagruélicos juegos de rol sobre la identidad y la condición humana. Más allá del grado de entretenimiento, ‘El corredor del laberinto’ tiene todas las trazas de que se quedará en un documento hábil y funcional para seminarios de recursos humanos y ejercicios visuales en cursos de psicología. La osadía, la capacidad de iniciativa, el liderazgo, la solidez del grupo, la autocompasión, la toma de decisiones conforman un entramado de colectivo en riesgo, ideal para análisis  de grupos humanos.
Pero la ficción solo se desnuda como un largo preludio para anunciar que habrá una segunda entrega y, por supuesto, para entonar el canto de la nueva y taquillera franquicia. Wes Ball, hasta ahora ligado a la animación y los efectos visuales, se contiene en su caligrafía a la hora de adaptar la exitosa trilogía de James Dashner. Atendiendo más al experimento, ‘Cube’, que a lo sensorial, ‘Perdidos’, del laberinto al 30, el cineasta no puede evitar en ningún momento la sensación de dèja vu. La arquitectura fundacional que expide el relato nunca logra envolver la alquimia de intriga, emoción y elogio de lo diferente. Casi todo resulta convencional y catalogado por los antecedentes del género de moda: la utopía negativa. La dirección artística no saca provecho del laberinto y el simbolismo de orden, civilización, nueva sociedad y rebeldía se resiente. Más amnesia que corazón, más proyección que latido.

Ver Post >
Actriz y coartada
img
Guillermo Balbona | 14-08-2014 | 8:27| 0

Francesha

2012 86 min. Estados Unidos Director: Noah Baumbach. Reparto: Greta Gerwig, Mickey Sumner, Adam Driver, Michael Esper, Grace Gummer. Sala: Los Ángeles. Hasta el domingo. Estreno. V.O.S.

Es una película de actriz. Greta Gerwig. Ella es arte y parte. Su juego cómplice con la cámara recorre esta fábula urbana sobre gente que habita emocionalmente en otra gente, sobre el hábitat cotidiano, sobre habitaciones y estancias, sobre espacios solapados o que se suceden. Si uno acepta el juego, ‘Frances Ha’ tiene mucho de nouvelle vague y free cinema, lo cual son palabras mayores pero también una coartada tramposa y afectada y quizás tan exigente que se vuelve en ocasiones en su contra. Noah Baumbach dirige con muchas claves cinéfilas, numerosos resortes de cinefilia y un diálogo contante entre imagen, música y ciudad. Nueva York, cómo no. El cineasta, compañero de la actriz Jennifer Jason Leigh, responsable de filmes como  ‘Una historia de Brooklyn’ y ‘Margot y la boda’, opta por el blanco y negro, otra complicidad con la atmósfera, la forma de narrar, la memoria de ‘Manhattan’ y es probable que a modo de rúbrica entre lo espontáneo y lo absolutamente medido. Parte de la magia de esta película pequeña, que no menor, radica en esa mezcla de juego existencial, libertad y baile interior. Que director y actriz escribieran el guion juntos propicia el ejercicio de luminosidad sobre esta joven que vive y sobrevive, enamora y rechaza, danza torpe pero sin caer sobre la cuerda floja de la vida, mientras cruza hacia lo adulto no dejando que la extrañeza se apodere de su relación con el mundo. ‘Frances Ha’ tiene algo incómodo, de sabidilla y modernilla, pero el encanto intrínseco de la actriz acaba superando toda duda. Es agridulce, simpática y melancólica, sencilla en su exposición aunque compleja en su sentido. Quizás algunos subrayados impidan que el filme eleve su personalidad visual hacia territorios más elocuentes y con más peso que sus deudas con referentes mayores. El lado afectado del filme es quizás su demasiado visible etiqueta generacional, esa pretensión de reinventar el Allen de los 80 con una Annie Hall y una ciudad del revés. No obstante, triunfa la escritura y, sobre todo, el personaje y la interpretación, con lo que es fácil embarcarse y dejarse seducir por ese presente del indicativo con el que el filme conjuga las señales de nuestro tiempo. Hay pose sí, pero también cierta amargura sincera en el retrato de una amistad que no termina de serlo, en las conversaciones cercanas pero vacías, en la aceptación de que para encontrar ese lugar en el mundo, pequeño y frágil, el camino queda sembrado de renuncias.

Ver Post >
Sabor a ti
img
Guillermo Balbona | 12-08-2014 | 9:37| 0

Chef
EEUU. 2014. 115 m. Comedia. Director: Jon Favreau. Intérpretes: Jon Favreau, Sofía Vergara, John Leguizamo, Scarlett Johansson, Oliver Platt, Bobby Cannavale, Dustin Hoffman, Robert Downey. Salas: Peñacastillo y Cinesa.

Ratatouille’ adquiere apariencia humana y acaba encarnándose en Jon Fravreau. El actor y director hace tanto de cocinilla como de restaurador mediático, dentro y fuera de pantalla, pues como un Allen/Ferran Adrià él se lo guisa y se lo come, al apropiarse de todas las funciones de la película, desde la producción al protagonismo interpretativo. ‘#Chef’, al margen de sus guiños a las redes sociales y al nuevo escenario de Internet como gran hermano, podría haber asumido la etiqueta de otro ‘chef’ cinematográfico reciente: ‘la receta de la felicidad’. El nuevo filme del polifacético y singular Favreau, cuya trayectoria entre el caos y el éxito, al menos, es peculiar, se mueve entre la fritanga y la leche eléctrica que hace vibrar los labios, o el bocadillo de falso tartufo y la trufa de pistacho. Es ligera y simpática, a ratos vitalista y perfumada, y reivindica más el bocata familiar, íntimo y cercano que la burbuja sofisticada. No obstante como aderezo que acaba por ser el perejil de todas la salsas, la música de la banda sonora toma el mando de cada escenario y situación. A la hora de la verdad el filme tiene más sabores musicales, a la carta latina, que degustación culinaria. La historia del cocinero de autor herido por una mala crítica es para el cineasta de ‘Iron man’ y ‘Cowboys & aliens’ una excusa para meter con calzador, perdón con cuchara de palo, conflictos sentimentales, ternurismos varios de ternera de la buena y una convulsa relación paternofilial, muy poco hecha, pero que siempre entra bien por los ojos a todo tipo de comensales/espectadores. Favreau firma una obra amable y, pese a ser mucho menos arriesgada, curiosamente comparte complicidad y empatía emocional con ‘Begin again’, ahora también en cartelera. ‘Chef’ es más tapa que plato hondo, menú sin sorpresas que alta cocina. En este sentido, uno saldrá de la sala exento de digestiones pesadas pero sin huella en el paladar. Con inteligente y eficaz reparto, los ingredientes se utilizan sin empacho (una Scarlette Johansson morena, un Dustin Hoffman tan sobrio como fugaz, tres minutos de gloria para el gran Robert Downey Jr., y el toque latino de Sofía Vergara, aunque en el postre es John Leguizamo quien se come a todos) y el fast food hollywoodiense está servido. Del restaurante de moda con pretensiones al camión de bocadillos cubanos que recorre el filme, existe la misma distancia que entre una película de autor y esta comedia familiar aliñada con salsa indie. Mucha guarnición innecesaria y sabor fugaz. ¿Habrá segundo plato?

Ver Post >
Hiperventilación visual
img
Guillermo Balbona | 07-07-2014 | 10:02| 0

Open Windows
España. 2014. 100 m. (12). ‘Thriller’. Director: Nacho Vigalondo. Intérpretes: Elijah Wood, Sasha Grey, Neil Maskell, Adam Quintero, Ivan Gonzalez.Cinesa y Peñacastillo.


Todo está hipervigilado, megaconectado y supracomunicado, pero estamos solos. Las multipantallas a las que Nacho Vigalondo invita a asomarnos en un thriller, a veces enérgico, otras vibrante, casi siempre metafórico de esa maravillosa ventana indiscreta que es el cine, supone un ejercicio de hiperventilación visual de gran destreza y pirueta nada frívola. El cineasta cántabro ha educado su mirada en la jungla de la tecnología sofisticada, en los solapados artefactos de una carrera por llegar a la meta de la aplicación interminable y a cual más inesperada. El director de la interesante pero fallida ‘Extraterrestre’ ha regresado con una cuidada y reflexiva ópera cibernética que tiene en el propio lenguaje a su particular macguffing y que, bajo las capas de cebolla de una sucesiva utilización de cámaras paralelas, desnuda la esencia del cine. En ‘Open windows’, todo es mirada: la nuestra, la de los personajes que miran a sus pantallas y, por ende a nosotros, las de móviles, ordenadores, cámaras de seguridad, webcams, y entre todas ellas Elijah Wood como un Frodo en busca del ciberanillo hipertecnificado. Y, por supuesto, la mirada que posee el propio filme como una especie de gran hermano y retina permanente que envuelve, arropa y a su vez amenaza y nos atenaza. El thriller argumental, lineal, el de un joven admirador de actriz –con un arranque deslumbrante que certifica la maestría de Vigalondo para el cortometraje– tiene algo de amor fou, un ‘al final de la escapada’ virtual con pareja imposible, amor idealizado y sexo virtual. Pero ‘Open windows’ es sobre todo un alarde de narración, intriga, búsqueda del punto final e indagación. Al director de Cabezón, como ya sucediera en su excelente ópera prima, ‘Los cronocrímenes’, le interesa la exploración narrativa más que el aparente experimentalismo, y su alma cinéfila, su amor al cine vence cualquier tentación de instalarse en lo acomodaticio. Siempre trata de sortear lo convencional y pese a algún desequilibrio y reiteración en el tramo final, su tercer largo, el primero rodado en inglés, representa en ocasiones un prodigio de lucidez visual en busca de lo que el lenguaje del cine supone en nuestras vidas. ‘Open windows’ es una casa de muñecas que habitamos todos pero que también miramos desde la casa de enfrente como vecinos invitados. Internet, la red mayor y las redes invisibles se enfrentan, colisionan en un desafío narrativo, siempre intenso, cansino en lo físico, estilizado y abigarrado al final. De aparatos y aparatoso. Voyeurs todos. Hay un punto de vista universal: el espectador frente a la pantalla pero en el filme de Vigalondo todo es multipantalla y, a su vez, cada una abre otros puntos de vista en una web que nos convierte a la vez en mirones, espías, hackers, soñadores, vigilantes y vigilados. Audaz y también en ocasiones efectista, travieso y juguetón, tenso y desconcertante, arrebatador y confuso. El ingenio está asegurado, falta cierto poso y consistencia en esa carrera final hacia ninguna parte. Un gran artefacto que obliga a mirarnos. De haber ahondado más en algunas de sus pantallas, que son todas la misma, la vida, hubiese sido una obra maestra.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Balbona
Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

Otros Blogs de Autor