Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Colocón Disney

Un pliegue en el tiempo
A Wrinkle in Time 2018 109 min. EE UU. Dirección: Ava DuVernay.
Guion: Jennifer Lee (Novela: Madeleine L’Engle). Música: Ramin Djawadi.
Fotografía: Tobias A. Schliessler. Reparto: Oprah Winfrey,  Reese Witherspoon,  Mindy Kaling,  Storm Reid,  Zach Galifianakis, Chris Pine,  Gugu Mbatha-Raw,  André Holland,  Levi Miller,  Bellamy Young, Rowan Blanchard,  Will McCormack,  Michael Peña,  Daniel MacPherson.
Género. Fantástico.Salas: Cinesa y Peñacastillo.

El desbordamiento de sus imágenes es desmentido por la vulgaridad de su guion. Este artefacto Disney que podría haber firmado Christopher Nolan en la cuna, es un híbrido de cuento de hadas, videoclip lisérgico y chute de bondades y abrazos. Su innegable despliegue, que no pliegue, de iconografía de salón visual, como una feria de las vanidades desmesurada, entre egos, espejos y colores, carece de sustento sólido y de un fundamento narrativo atractivo. En otro contexto de proyección perfectamente pasaría por ser el documento de presentación de una secta con sus mensajes subliminales de captación y sus seductoras promesas trascendentales. ‘Un pliegue en el tiempo’ es como una dosis de sueño enfebrecido, catálogo de una inmobiliaria celestial y sueño compartido por un matemático y un astrónomo tras una noche de farra. Este resacón entre las galaxias ilustra pero no mancha y se postula como un escaparate de señales y voces en una viaje astral de tarifa plana. Av DuVernay, actriz, productora y cineasta, galardonada en Sundance y primera directora afroamericana en ser nominada al Oscar a la mejor dirección por ‘Selma’, ni agita ni emociona. Es loable que su onírico cóctel de polvo de estrellas parta de la marginación (los niños diferentes a los que nadie quiere) y de una constante apelación a la imaginación, pero sus elecciones y decisiones otorgan una textura que deja en mesurada a ‘Más allá de los sueños’ de Robin Williams, y se encharca en sus excesos de postales pop. Las tres hadas de la historia, por ejemplo, parecen las animadoras de un club de fans, y los tempos de la dramatización están llenos de agujeros negros. La exploración de lo fantástico carece de emoción y todo parece deambular más como ilustración que como experiencia. El centrifugado de trayectos de fantasía entre dimensiones solapadas y formas visuales, supuestamente insólitas, está arropado por una permanente y molesta orquestación que tan pronto subraya innecesariamente las situaciones como convierte un giro argumental en la promoción de un nuevo lanzamiento musical. La adaptación de la novela de Madeleine L’Engle no tiene alma y parece el encargo de una corporación para presentar su catálogo de novedades de temporada. Aplazada la capacidad de asombrar, la directora tira de oficio y convierte un relato a priori atractivo en una fiesta familiar que rebosa fuegos de artificio y una sobredosis cromática que sólo sirve de envolvente para cubrir las apariencias. Entre tanto iconos al final el único entretenimiento es imaginar a la gran Oprah Winfrey descendiendo –como el ser celestial que encarna aquí– sobre el tejado de la Casa Blanca en una fantasía de justicia poética democrática que, esta sí, apele al espíritu de la aventura.

Temas

critica, pliegue, tiempo, trailer

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

March 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031