img
Fecha: April 28, 2017
Mediocridad sin freno
Guillermo Balbona 28-04-2017 | 11:26 | 0

A fondo

Francia. 2017.  90 min (TP). Comedia.

Director: Nicolas Banamou.

Música: Maxime Desprez, Michael Tordjman.

Fotografía: Antoine Marteau.

Intérpretes: Andre Dussollier, José García y Florence Foresti.

Género: Comedia. Salas: Peñacastillo.

En  el mercado de la taquilla podría postularse como la versión ikea de ‘Fast & Furious’. Una sátira de brocha gorda y formato familiar donde la velocidad se confunde con el tocino. Por un lado, ‘A fondo’ asoma con trazo brusco y caricaturesco, a modo de jocoso retrato de ese espíritu de la familia unida jamás será vencida. Por otro, recobra con sal gruesa ese humor que conjuga el personaje torpe, las azarosas situaciones paralelas y la acumulación de supuestos gags. Pero esta aventura de autovía de humor de peaje con vehículo de gama alta y gracietas con escaso combustible resulta crispada y cansina, pese a su escasa hora y media de nerviosa y ascendente búsqueda de un retorcido tour de force. Comedia de mirada costumbrista, en la que se buscan tres pies al gato de las tecnologías aplicadas a lo cotidiano y se plantea un cruce de miradas generacionales, está muy lejos del universo de mesura y genialidad de Jacques Tati y, en el otro extremo, no encuentra  el sentido de la afinidad para reconocerse en la hilarante hipérbole de un Louis de Funès. El cineasta Nicolas Benamou, entre la coreografía del autoloco y el microcosmos familiar como arma de destrucción masiva, sitúa una serie de anécdotas solapadas que, demasiadas veces, compiten en vulgaridad y en forzado ingenio. Con el motor de la imaginación gripado no basta con sentarse en el asiento de la simpatía. Agitando el ojo clínico cinematográfico es como si el espectador hubiese mezclado en su cabeza ‘Speed’  y ‘Pequeña Miss Sunshine’ con la saga –esta sí francesa– de ‘Taxi’, para meter en un mismo monovolumen  a una serie de personajes mal perfilados e irritantes obligados a decir boberías y a realizar estúpidas demostraciones físicas. Ni los chistes ni los rizos de acción contribuyen a compensar esta himno de carretera donde a la liberté, égalité y fraternité se suma la velocité chovinista de un filme con gitano español incluido. Con gasolina televisiva (del filme se desprenden varias situaciones que darían para alimentar una sitcom a lo Modern Family con ruedas) el cineasta de ‘Se nos fue de las manos’, en su cuarto largometraje, busca lo aparatoso y alocado como colchón de una desatada comedia. Una road movie, casi de escenario único, nunca encuentra el tono, ni el espíritu, ni la acidez necesaria para que el espectador se suba a una montaña rusa inteligente y chillona de autopista con policías tontorrones, niños listillos y adultos aniñados. Este paseando a miss family, pese a que parece asfaltar el camino hacia el esperpento, no funciona finalmente ni como sátira costumbrista ni como película de acción con radiografía social tras la carrocería deslumbrante de la velocidad y la carrera a ninguna parte.

Ver Post >
Oxigéname
Guillermo Balbona 28-04-2017 | 11:25 | 0

Amar

2017 105 min España

Director: Esteban Crespo. Música:Adolfo Núñez.

Fotografía: Ángel Amorós.

Reparto: María Pedraza,  Pol Monen,  Natalia Tena,  Antonio Valero,  Gustavo Salmerón.

Drama romántico. Salas: Peñacastillo.

Sé que voy a quererte sin preguntas/ sé que vas a quererme sin respuestas», escribió Mario Benedetti. Un hermoso y sostenido primer plano, en el que dos rostros adolescentes piden respirarse, abre ‘Amar’. Esta ópera prima, que parte del riesgo y se mueve peligrosamente entre la indecisión convencional y el exceso, es el retrato de un primer gran amor, probablemente el único posible, que se construye entre interrogantes. El ‘soy tú’ preside este encuentro apasionado de dos criaturas cuyos espacios emocionales se expresan como vasos comunicantes en comunión y en colisión. El cineasta Esteban Crespo desarrolla lo que ya apuntó en sus cortometrajes profusamente premiados: una coreografía de encuentros de pareja con aire terminal como si cada cita fuese la última de lo vivido o la primera de lo por vivir. Desde esa inmersión inicial hasta los juegos sexuales, los límites impuestos o elegidos, o el entorno que poco aporta, todo en ‘Amar’ es un tenso abrazo huidizo, amor de barrio que se instala entre la asfixia y las máscaras de oxígeno, entre el espacio propio y el ajeno. A veces Crespo subraya demasiado su vocación de estilo y otras logra abonar un excelente territorio visual donde las elipsis, el fuera de campo, los detalles y el simbolismo (caso de la metáfora de los relojes) siembran un terreno minado, ya de por sí, por la nada complaciente historia de una pasión que, como tal, nunca puede posarse, solo explotar. En sus mejores momentos ‘Amar’ insinúa, trasciende lo obvio y afronta con talento esa delicada frontera entre abrazar y respirar entre pronombres, entre la pasión y la desgarradura. Gana el director del cortometraje ‘Aquel no era yo’ cuando es más Truffaut que Zulawski; cuando los amantes crean un ecosistema de vida en su intimidad entre interrogantes; y pierde cuando se empeña en ilustrar con hipérboles la desesperación como en la escena que discurre en el edificio oficial. La gran dirección de actores y un trabajo excelente de la pareja protagonista permiten elevar este amor juvenil con el trasfondo urbano de una Valencia exenta de tópicos. Todo es inmaduro e intenso, explosivo y, veces, también ridículo, pero cuando el filme es consciente de ese combate entre lo liviano y lo trascendente se eleva apoyado por unos actores magníficos. Un proyecto iniciático y dos cortos anteriores del cineasta se funden en este retrato que gana en la intimidad, se torna difuso en lo social y crece, aunque irregular, sobre los atractivos abrazos de una respiración que tan pronto salva como ahoga la supervivencia del amor.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Balbona
Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

Otros Blogs de Autor