Blogs

Guillermo Balbona

Fuera de campo

Sin alma, sin desgarro

El guardián invisible

Irán. 2017. 129 m. (16). Thriller.

Director: Fernando González Molina.

Intérpretes: Javier Botet, Marta Etura, Colin McFarlane, Elvira Mínguez y Miquel Fernández.

Salas: Cinesa y Peñacastillo

Cuentan que en el XIX cuando irrumpe la fotografía las tribus indias rechazaban la cámara porque pensaban que cualquier retrato robaba sus almas. El peligro de ese expolio no existe en esta adaptación tan correcta como insípida, tan impersonal como rutinaria. ‘El guardián invisible’, un ‘Seven’ de bosques, lluvia incesante y adolescentes asesinadas entre forzados guiños de mitología euskaldún y dulces y harinas autóctonas, carece de alma y de desgarradura. Es innegable el oficio de Fernando González Molina para plasmar en pantalla el libro de Dolores Redondo, ese superventas que tiene como escenario las tierras navarras del Baztán con su vuelta de tuerca al lado oscuro del matriarcado. Pero su película, innecesariamente larga, con aire de querer postularse en serie televisiva, no logra certificar un sello de personalidad visual e intensidad formal, más allá de su posicionamiento pulcro en lo convencional. El cineasta de ‘Palmeras en la nieve’ gana en los detalles y  en su elección de intérpretes secundarios, aunque descuida por excesos el conjunto. Como el río que alimenta las sombras de Elizondo y las propias brumas dolorosas del pasado de la inspectora Amaia Salazar, el filme oscila irregular y entre vaivenes, deambulando entre algunos flashback oportunos y otras apelaciones mágicas forzadas que van en detrimento de generar una atmósfera tan necesaria como elemental. Thriller criminal con el pasado y las raíces ejerciendo de poderosos demiurgos del azar y del destino, en pantalla ‘El guardián invisible’ busca esa entraña, la del inquietante disturbio, sólo a través de la acumulación y la reiteración y ello no basta. El director de ‘Tres metros sobre el cielo’, sólido en lo narrativo pero ausente cuando el filme requiere trazos de aliento creativo, nunca pretende salpicar con rasgos de autoría este relato que pide a gritos un golpe bajo que agite su cuaderno de caligrafía de academia. No estamos ante el examen de final de curso y la película se resiente de su adscripción a un tono convencional donde cualquier línea torcida puede ser mal interpretada. Las apariciones de Elvira Mínguez son impagables, como si viniesen prestadas de otra historia y otro cine. Marta Etura, una especie de Clarice Starling familiar y cercana, va de menos a más y el protagonismo omnipresente al que está obligada acaba domado por la actriz, siempre profesional y entregada. Lástima de ese tono tendente al subrayado en la declamación y dicción que asoma en demasiadas ocasiones en el filme, lo que resta naturalismo y saca al espectador de la historia.El filme, por ello, tiene más de envoltura que de hondura. Intriga, misterio, corrección, recreación de ese magma folclórico y mitológico…todo como ingredientes de un prospecto medicinal recomendable para una mirada de ficción que debe tomarse con las dosis adecuadas. Todo es digno pero también cargado de una solemnidad de pose como sin fuese una lección repetida de memoria. El atormentado temblor que subyace en el paisaje y en el pasado de los protagonistas es sólo un invisible invitado enunciado con pudoroso cuidado. Hay saga. luego habrá Salazares. Cabe esperar que las próximas adaptaciones exploren las almas amenazadas.

Temas

critica, guardian, invisible, trailer

Guillermo Balbona comenta la actualidad cinematográfica y los estrenos de la semana

Sobre el autor

Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

March 2017
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031