img
Destellos del mito
img
Guillermo Balbona | 18-06-2015 | 08:43

Los caballeros las prefieren rubias
1953 Duración 91 min. Estados Unidos Director: Howard Hawks. Reparto:
Marilyn Monroe, Jane Russell, Charles Coburn, Tommy Noonan, Elliott Reid, George Winslow. Comedia. Musical.  Salas: Cinesa. Jueves y domingo.

Mientras algunos se empeñan en manchar el mito y diseccionar su carne como si se tratase de una marioneta, Marilyn Monroe sigue alumbrando esa zona cero de una manera de concebir el cine que probablemente nunca volverá. Suena ‘Diamonds are the girl’s best friend’. El icono despierta. Marilyn asoma con su vestido y un collar de diamantes. Uno de las más imitados en el mundo del espectáculo. Nicole Kidman unió los tiempos en ‘Moulin Rouge’.

El éxito cosechado por ‘Los caballeros las prefieren rubias’ animó a los directivos de la Fox a repetir la fórmula en ‘Cómo casarse con un millonario’ de Jean Negulesco. Ahora dentro de una sorprendente y caótica cartelera, salpicada desde hace algún tiempo por el reestreno espontáneo y un tanto caprichoso de clásicos o títulos que marcaron una cierta huella en géneros o en generaciones, llega de la mano de una cadena de exhibición y distribución:  ‘Los caballeros las prefieren rubias’. Dirigida por Howard Hawks en 1953, y basada en la novela del mismo nombre escrita por Anita Loos, la película funde la historia de dos cantantes. Norma Jeane, tentación rubia, símbolo sexual, pero también uno de los rostros del siglo XX y referencia melancólica que pasa por ‘Niágara’,  discurre por fragmentos magistrales de ‘Con faldas y a lo loco’ y alcanza la atmósfera necrófila de ‘Vidas rebeldes’, es aquí una pieza fundamental en esa cohesión que Hawks aportó a la anécdota y a las coreografías sirviéndose de la luminosidad natural de la actriz. Como un extraño espejo de su figura el filme de modo inteligente exuda un perfume especial entre la vitalidad, la frivolidad y el contraste permanente. A diferencia de buena parte de los musicales no subordina los diálogos a las canciones y el ritmo y el ingenio acaban devorando muchas veces a las canciones y a su puesta en escena.

Comedia inteligente con resortes de guión muy bien encajados, Marilyn y Jane Russell conforman uno de los mejores dúos femeninos de la historia. Entre el contrapunto y el enredo, superando las fronteras difusas del juego y el entretenimiento, hay un glamour bien entendido que traspasa la pantalla. Pero entre los destellos narrativos e icónicos la sombra del mito es alargada. Y tras él una personalidad inmensa. En la última entrevista que concedió antes de su muerte recordó una anécdota: «Pagaron 200.000 dólares a Jean Russell, y a mí, sólo 500 a la semana. Pero para mí lo único malo es que no tenía derecho a un camerino propio. Un día les dije: oiga, quiero un camerino, porque al fin y al cabo yo soy la rubia y la película se llama Los caballeros las prefieren rubias. Ellos me contestaron que recordase que yo no era una estrella; y yo les dije: ‘Bueno, pero, sea lo que sea, la rubia soy yo».

Sobre el autor Guillermo Balbona
Bilbao (1962). Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Ser periodista no es una profesión, sino una condición. Y siempre un oficio sobre lo cotidiano. Cambia el formato pero la perspectiva es la misma: contar historias.

Otros Blogs de Autor