img
Courtois, cabeza ‘blue’, pero con corazón rojiblanco
img
esplendorenlahierba | 04-04-2014 | 09:10

Courtois va a repetir la misma escena que en 2011. Por entonces, el 26 de julio, el meta belga estampó su firma con el Chelsea hasta 2016. Una vez rubricado su contrato dio el visto bueno a su cesión al Atlético. Tres años después, volverá hacer lo mismo. El joven portero quedará ligado con los ‘blues’ hasta 2019 y formalizará su cuarto préstamo con los rojiblancos. El club londinense le puso a Thibaut como condición indispensable que si deseaba seguir en el Atlético tendría que firmar su ampliación de contrato. Y el arquero dio su consentimiento. Un acuerdo satisfactorio. Las tres partes salen ganando. El Chelsea se asegura los servicios de cara al futuro de un cancerbero al que habría puesto de caducidad como cedido: 30 de junio de 2015. El belga ha crecido a pasos agigantados en la ribera del Manzanares, donde se frotan las manos al conseguir su continuidad. Todo un seguro que ha contribuido al ‘boom del Atlético’. Y el chaval, que a nivel personal, seguirá desarrollando su profesión en un lugar donde se siente querido, respetado y valorado. 

Courtois

Courtois

Los rumores que le colocaban en el Real Madrid no tenían solidez. Primero, porque en los blancos ya tienen la casa revuelta por el cansino debate Casillas-Diego López. No tendría sentido revivir uno nuevo con el belga, bien con el madrileño o el gallego. Aunque, particularmente, soy partidario de que los equipos grandes tengan dos guardametas de garantías. Miren ahora lo que ocurre en Barcelona. Se ha llegado a la madre del cordero de la temporada y se tendrán que jugar las lentejas y el caviar con el peculiar Pinto. Segundo. Parecería kafkiano ver a Mourinho reforzando a un rival directo por un porterazo. Aunque les cayese del cielo el cheque con la firma de Florentino Pérez.

Lo normal es que el segundo de Courtois fuera Sergio Asenjo, cedido por el Atlético al Villarreal. En el club de La Baixa Plana, ‘El jabalí’ se ha reivindicado. Mañana podrá el morbo en el Calderón al defender el marco del ‘submarino amarillo’ con el Atlético jugándose el título de Liga a falta de siete jornadas. Pero no.  El Villarreal se aseguró una opción de compra del palentino, cifrada en cinco millones de euros, y la va a hacer efectiva. El Atlético debe buscar un segundo portero. Y un tercero con vistas al futuro. Lo que recaude por Asenjo ya está pensado en quien gastárselo: Keylor Navas, guardameta del Levante. El costarricense acaba contrato con los granotas el 30 de junio de 2015 y se ha negado en banda a renovar su contrato  a cambio de subirle la cláusula de rescisión, que pasaría de 10 a 15 millones. El Atlético pretende cerrar la operación entre cuatro y cinco millones. Una cantidad que podría abaratarse si el joven meta se quedase una temporada allí cedido a la espera de la salida de Courtois del club colchonero.

En cuanto al segundo, una vez que ya se ha decidido que no se renovará a Dani Aranzubia, se busca un perfil de un guardameta con experiencia contrastada y que sea consciente de que partirá con desventaja al tener por delante a Courtois. Moyá, del Getafe, está en la recámara. El mallorquín, que tiene contrato hasta 2015 y una cláusula de rescisión de diez millones, fue intervenido hace dos meses de la rodilla derecha y ya no volverá a jugar esta temporada. Habrá que ver el futuro del club azulón. En caso de descenso, Ángel Torres tendría que traspasar a la baja al portero, entre otros futbolistas.