img
¡Agur Xabi!, ¡Willkommen Gundogan!
img
esplendorenlahierba | 13-12-2013 | 09:18

Florentino Pérez aguarda con impaciencia la respuesta de Xabi Alonso. El presidente blanco ha hecho todo lo posible por tratar de convencer al tolosarra para que prolongue su contrato. Lo ha intentado por activa y por pasiva: mejorándole los emolumentos o poniendo más años de lo inicialmente previsto en su futura vinculación. Las dotes negociadoras del gran jefe blanco han chocado con un muro. Florentino ha tratado de seducir a Xabi, aparte de con admiración y cariño, con números. Le ha puesto un contrato por tres temporadas y un sueldo de seis millones de euros. Pero no es cuestión monetaria. Xabi, a sus 32 años, sabe que va a firmar su último contrato y por su cabeza rondan cuatro opciones. La primera, vestir de blanco, lo que le conllevaría a seguir compitiendo a un ritmo frenético, por lo que el desgaste físico y psíquico no bajaría un pistón. Segunda. Retornar a sus orígenes. Enfundarse nuevamente la zamarra blanquiazul una década después. Tercera. Volver a ponerse a las órdenes de Mourinho, y por ende, regresar a la Premier League. La tentación de los ‘blus’ es muy golosa. Se habla de tres temporadas a razón de 10 millones en cada una de ellas. Cuarta. Embarcarse en una nueva aventura fuera de nuestro fútbol, y que no le reportase sobre todo, una gran presión de exigencia mediática.

Florentino le ha pedido a Xabi que le haga saber su decisión antes de que acabe 2013. A día de hoy, en la zona noble merengue dan por hecha la marcha del pivote. Por ello, en el Real Madrid ven prioritario ponerse las pilas para buscarle un sustituto. Si no hay un giro inesperado, a partir del día 1 de enero, el futbolista podrá sentarse con quien quiera para abordar su futuro. Al madridismo le quedarán seis meses para disfrutar de la elegancia, inteligencia y dinamismo de su juego. CR7 se ha llevado los focos en los últimos meses por su voraz apetito y goleador y sus portentosas exhibiciones, pero casualmente, fue regresar Xabi Alonso a los mandos del centro del campo, y el Real Madrid ha dado una imagen de fiabilidad, y sobre todo, de mejoría en su juego. Ancelotti ha encontrado en el tolosarra el ingrediente ideal para su pócima.

El ¡Agur! de Xabi Alonso traerá una bienvenida. Y suena en alemán. Y apunta a un nombre. De ascendencia turca: ¡Willkommen Gundogan!. El Real Madrid, aparte de cantera, tira de estereotipos. Vuelve a fijarse en el mercado teutón para alargar su ‘leyenda vikinga’ en la medular. Gundogan emulará a los Netzer, Breitner, Sttielike, Schuster, Özil y Khedira. A sus 23 años, el futbolista sabe que debe aprovechar su momento, pero mirando al futuro. Tiene contrato hasta 2015. Por ello, ha rechazado una oferta de renovación que le ha presentado el Borussia Dortmund. Ante esta tesitura, la formación alemana es consciente de que tendrá que traspasarle el próximo verano, ya que de lo contrario, no verá un euro con posterioridad. Lo ideal para sus intereses, que se dé una puja por el futbolista. Y aquí aparece el Real Madrid. No le queda más remedio que ir de frente y de manera rápida e inminente a sentarse con los dirigentes teutones. Florentino quedó prendado de las maneras del centrocampista en los cuatro enfrentamientos del curso pasado en la Champions. Y al chaval le hace ‘tilín’ la posibilidad. Blanco y en botella. Nunca mejor dicho.

La ‘operación Gundogan’ se pondrá en marcha una vez que de los labios de Xabi articulen las dos palabras que no desea oír el madridismo: “Me voy”. Un contrato por cuatro campañas. Ya se hablan de cifras: 30 millones de euros. Para abaratar la operación, el Madrid  incluirá en la misma a Sahim. Casualmente, el Barça ha entrado en escena. Se da por hecha una reciente reunión de dirigentes azulgranas con el padre del jugador. Una de dos. Un farol, para encarecer el producto a los blancos, o una declaración de intenciones. Me quedo con lo primero. Ante todos, un nuevo pulso Madrid-Barça, pero fuera de los terrenos de juego. Atractivo, pero triste. Que se dé por la marcha de un futbolista del carisma y calidad de Xabi Alonso. En la Real Sociedad, Liverpool y Real Madrid han disfrutado con él. Afortunados los que le verán en su nuevo destino. Por suerte, siempre nos quedará La Roja. ¡Agur Xabi!, ¡Ongietotti!… le dirán con orgullo los suertudos que le recibirán a partir del 1 de julio de 2014.