img
Zidane ya marca goles para el Real Madrid desde los despachos
img
esplendorenlahierba | 05-07-2013 | 08:40

Cambio de tendencias en la bicefalia del fútbol español. A Sandro Rosell se le llenaba la boca hace unos meses de presumir de modelo. “Nosotros apostamos por la cantera y no por la chequera”, pregonaba de filosofía a los cuatro vientos, y de paso enviaba un ‘palito’ por el puente aéreo. El Barça vive desde hace años días de vino y rosas por la irrupción de una talentosa hornada, como en su día en el Real Madrid con ‘La Quinta del Buitre’. Luego hay que ser pacientes con las nuevas generaciones. Estaba cantado que esa frase del presidente azulgrana se la llevaría el tiempo.

Pocos meses después, Rosell ha preferido dar un giro a su modelo. Por eso ha fichado a Neymar. Tirando de talonario. Ahora busca un central tras las fallidas intentonas por Thiago Silva y David Luiz. Marquinhos, de la Roma, es el elegido. Habrá que rascarse el bolsillo. También se pretende un delantero. Otra vez, el presidente azulgrana deberá sacar la cartera. Mientras, el producto nacional se devalúa. Muniesa se ha marchado al Stoke City; Thiago Alcántara apunta al United y el futuro de Deulofeu podría ser también la Premier. El extremo es el gran damnificado por la llegada de Neymar, por lo que tendrá que tener minutos fuera. Por eso, será cedido. El canterano se debate entre el Tottenham y el Everton.

En el Real Madrid, Florentino Pérez sigue poniendo ceros en los fichajes, pero también ha girado la cabeza a la cantera. Muerto el’ mourihismo’,  bienvenu  el ‘zidanismo’.  El francés se ha convertido en el ‘Pepito Grillo’ del presidente madridista al que viene aconsejando en el último mes, y gracias a él, en Concha Espina ya no hay un ofuscamiento de que vengan jugones a su vestuario. El ojo clínico de ‘Special one’, especialista sobrado en dejar escapar jugadores que marcaban las diferencias, se marchó lejos, muy lejos. Isco lo puede contar. Está en el Madrid por ZZ. El galo convenció a FP de que no podían ponerle al futbolista malagueño la alfombra roja a Manchester, y en concreto, al City.

Lo mismo ha hecho con Jesé Rodríguez. Zidane ha vuelto a hablar con su jefe. El canario, que iba ser carne de cesión, repitiendo la operación piloto como la de Carvajal, irse un año para luego retornar,  puede tener un hueco en el nuevo proyecto de Ancelotti y así se lo ha hecho saber al presidente blanco. El francés ve al joven futbolista ya preparado a sus 20 años para tomar la alternativa en el primer equipo. Con Mourinho hizo las dos últimas pretemporadas,, pero no hubo  feeling. Su brillante actuación en el actual Mundial sub 20 en Turquía y sus números en el pasado curso: 22 goles y 12 asistencias en 38 partidos son una buena carta de presentación. Como lo es su fútbol descarado, su verticalidad, su voracidad goleadora. Un futbolista que ilusiona al madridismo y que Zidane no quiere que se le escape al Madrid. Ahora deben convencerle. Acaba contrato en 2014, y Florentino Pérez, aconsejado por su conciencia (que es el genio de nacionalidad francesa), le va a ofrecer un contrato por cuatro temporadas. El asunto está en convencer a un chaval que confía plenamente en sus posibilidades. No quiere que le cuenten milongas. Quiere hechos.

Sí, el Barça se llevó finalmente a Neymar, que por cierto, ha ganado seis kilos de peso. Le van hacer falta para jugar en la Liga. Nadie duda de su calidad, pero a mí personalmente, su físico sí que me ha despertado alguna que otra incógnita sobre su futuro con nosotros. Volviendo a Jesé, el Madrid tiene en él a su Neymar. Como el brasileño, luce un flequillo a la última moda, tiene mucho fútbol en sus botas, es desequilibrante y atrevido en el verde. En Barcelona se frotan las manos con el tándem que hará con Messi. El madridismo también se ilusiona con el que pueden formar el canario con CR7.  Jesé es una fotocopia del portugués. Por su forma de moverse en el campo, su instinto goleador, su velocidad, su inconformismo, el cuidado de su imagen y hablar sin tapujos.

El posible ascenso del canario al primer equipo, el regreso de Carvajal y la posibilidad de que Morata tenga más protagonismo han hecho revivir al madridismo. Otra vez, Zidane clave. Nueva charla con FP al que convenció de que el delantero tiene sitio en el Madrid, donde se mira más a la cantera. Ya no tanto en el Barça. Aparte, Florentino Pérez sigue con su política de reforzarse con estrellas. Ha sido y es consecuente. Rosell imita ahora a su colega. No tiene nada de malo. Son las tendencias en el fútbol. Unos años se tira de lo que hay más abajo. Vale la cantera y no abrir la cartera. Ahora, al presidente azulgrana no le vale la fórmula y sacará la estilográfica, pluma o boli Bic para firmar futbolistas. Mientras que da con ellos,  Bale es la apuesta de FP en este verano. Veremos si el galés acaba vistiendo de blanco.

Pero antes, en Chamartín se ha logrado evitar la fuga de otro futbolista con talento a la Premier y subsanar errores de bulto del pasado. Isco ha dado un aire fresco al nuevo Madrid que tiene un nuevo objetivo. ‘La Operación Illarra’ se ha puesto en marcha. Zidane activó el plan para fichar al donostiarra en detrimento de su compatriota Kondogbia. La Real Sociedad no está por la labor de negociar, pero ya es cuestión de las dotes negociadoras de Florentino… o de su cartera. Por suerte, ya no está Mourinho. Ahora está Zidane. Que ya marca goles para el Real Madrid desde los despachos.