Skip to content

La FINA más rancia

2012 July 31
por
Una vez más, queda demostrado que hay deportes que apuestan por adaptarse a los nuevos tiempos y otros que siguen anquilosados en sus viejas estructuras. Nunca he entendido por qué el fútbol ha tardado tanto en tomar la decisión de dejar de ser un deporte tan carca desde el punto de vista reglamentario/tecnológico y por qué se ha negado por activa y por pasiva a aceptar el ojo de halcón que tan bien funciona en el tenis. En waterpolo pasa lo mismo. La Federación Internacional de Natación (FINA) ha desestimado el recurso presentado por la delegación española tras el gol fantasma de Iván Pérez y el motivo que ha aducido es que no tiene potestad para rearbitrar un partido ni para modificar el resultado de una acta si ésta ya se ha firmado. Está claro que si el reglamento no lo permite, es muy difícil que en medio de unos Juegos, los 'atareados' miembros de las federaciones se pongan a trabajar para buscar soluciones a un problema que resulta absurdo. En pleno siglo XXI, con los medios tecnológicos que hay a disposición del deporte, hay disciplinas que aún dependen del buen ojo de un señor del que es muy lícito dudar de su imparcialidad. Las autoridades deportivas siguen sin poner la tecnología al servicio del deporte y así nos va, con bochornos como el de este mediodía. Todo el mundo ha visto en la TV de la piscina que era gol, pero da igual. El señor colegiado manda. Y mientras, a la FINA lo único que le importa es negociar buenos contratos televisivos. Esa es su labor. Lo que le pase a su deporte ni le va ni le viene.