img
Cantabria loca
img
Redacción DM | 17-06-2016 | 12:19

Los animales de Cantabria se han vuelto locos y algunos deportistas, también.

 

 

Por David Remartínez.

 

 

 

 

 

Estamos hartos de dar malas noticias del Racing, y vosotros de leerlas, pero así tuvimos que comenzar esta semana: frustración, claves para el futuro, quizá un accionista, quizá un nuevo entrenador que ataje este lamento tan largo de una maldita vez. Nuestros compañeros de Deportes no han parado, marcando el paso informativo, mientras otros viven de arengas. Es difícil ser un buen periodista deportivo en este país, o mejor dicho, un buen periodista futbolístico, porque todo vecino sabe más que tú y se siente con autoridad para ponerte a caldo; y porque hacer periodismo no es lo mismo, lógicamente, que opinar. Mérito pues el de la sección del Diario, que hace su trabajo como debe ser. Más esta semana, donde todo el planeta ibérico parece haberse reducido a fútbol y elecciones. En esos enlaces azules tenéis los dos especiales de nuestra web al respecto.

 

 

 

En Cantabria han sucedido otras cosas, algunas paranormales:

 

♦ Animales que nos enloquecen: buitres, ponis, perros y hasta burros reclamando un sufragio universal.

 

♦ Hombres recios dándose de leches en el mar, a remazo limpio en plena Bandera Sotileza (vean el vídeo, que mete miedo. Según el juez de la prueba, la culpa fue de Pedreña).

 

♦ Una sentencia que obliga a readmitir a unos despedidos en un sitio que ya no existe.

 

♦ Y esa aparente incapacidad nuestra para elegir un cartel de fiestas que no recuerde demasiado a otro. Esta vez ha sido en Torrelavega, como ya sucediera en Santander, Santoña, Castro Urdiales o con las Guerras Cántabras. En fin. Si queréis ver buen diseño, visitad la exposición sobre vinilos del MAS. Si queréis más diseño aún, aquí tenéis imágenes de los cinco estudios internacionales que optan a perfilar el Frente Marítimo.

 

¿Y el Gobierno regional? Bien, gracias. Ha abierto una inmobiliaria y le ha dimitido la directora general de Empleo. En teoría, por “motivos personales”, pero cronológicamente, tras el follón de Marina de Cudeyo donde se sortearon puestos de trabajo. El Ejecutivo autonómico también le ha abierto un expediente a dos trabajadores de la empresa pública Cantur, pero “por un fallo humano”: no pagar los seguros sociales que les correspondían. Y en la otra empresa pública que suele ganarse titulares cada poco, Sodercán, la oposición ha reclamado que rueden cabezas ya.

 

Las nuestras están cansadas, pero aquí seguimos, dando el parte. Disfrutad del fin de semana. Ya sabéis dónde estamos. 

(internet.dm@eldiariomontanes.esWhatsappFacebookTwitterGoogle+,  Instagram e Instagram Repost.