img
Di conmigo 'ommm'
img
Redacción DM | 13-05-2016 | 12:19

Uno, dos, tres, cuatro, cinco…

 

 

 

 

 

 

Por Ana del Castillo

 

 

 

En la redacción de El Diario Montañés estamos aprendiendo a meditar. A respirar profundamente antes de analizar los datos del paro y a contar hasta seis cada vez que nos llegan esas informaciones que a nadie le gusta narrar.

Y ustedes, queridos lectores, deberían también abstraerse del mundanal ruido que nos rodea para vivir más y mejor. Porque por lo visto es algo que se aprende. No lo decimos nosotros, sino los expertos. En concreto, el psicólogo clínico cántabro Baltasar Rodero, que esta semana explicó los beneficios de la meditación en este reportaje de Ana Rosa García.

 

Tenían que ver nuestras mesas. Están llenas de montañas de cuadernos, libros, agendas telefónicas, diccionarios y, por supuesto, cafés. En nuestra afición de dar vueltas a las palabras y a los papeles cientos de veces, Gonzalo Sellers encontró esta semana un nombre: Fernando Echávarri, el regatista cántabro y al parecer también accionista de una sociedad abierta en las Islas Vírgenes en 2008 y cerrada en 2014. Primer nombre cántabro que ha salido a la luz en los Papeles de Panamá.

 

 

 

Los que sí saben (y mucho) de sosiego y paciencia, a pesar de desempeñar su cargo rodeados de llantos de dolor y pánico, son los profesionales sanitarios de la Residencia Cantabria que este viernes hicieron las maletas para trasladarse, 47 años y 250.000 bebés después, al complejo de las Tres Torres. Aquí tienen el vídeo que los propios trabajadores se han currado a modo de despedida multimedia.

Precisamente allí, en ese edificio hoy desnudo, han nacido niños como ‘el hombre bala’. Un chaval que nos ha alegrado la semana en lo deportivo. Rafa Torre le dio voz en este reportaje sobre el rugby cántabro.

Pensar las cosas dos, tres y cien veces y consultar con la almohada es lo que hacen obligados, no les queda otra, los emprendedores cántabros que se embarcan en la encrucijada de montar un negocio. Marta San Miguel nos brindó las claves para abrir una empresa en caso de osar ser un valiente.

 

 

 

Queridos lectores, si comprueban que no les funciona la meditación siempre estarán a tiempo de hacer un ‘hadouken’ y mandar todo a tomar vientos frescos. Hasta el momento, pinchen el ‘Mamma Mia’ de Abba y verán como consiguen aliviar tensiones. Eso sí, es de obligado cumplimiento mover por lo menos un pie al ritmo del estribillo.

 

“Look at me now, will I ever learn?

I dont know how but I suddenly lose control.

There’s a fire whithin my soul”.

 

Como reclaman los estudiantes de la Universidad de Cantabria:

‘Enjoy the weekend’.