Blogs

Diego Ruiz

El Economato

Roscón de Reyes

Toda la vida, el roscón de reyes fue un bollo redondo, con ‘agujero en el medio’, hecho con harina, levadura, huevos, azúcar y agua de azahar, decorado con una frutas escarchadas, almendras picadas y poco más. Y punto pelota. Pero, como siempre, algún listillo tuvo la ocurrencia de darle ‘una vuelta’ al dulce tradicional de los primeros días de enero para incordiar al personal. La verdad es que el rosco clásico no tiene más gracia que las tiras de colores que lo adornan y la sorpresa envuelta en plástico que está en su interior. Para hacerlo más jugoso estaba siempre el tazón de leche o de cacao. Hoy subir a casa un rosco de reyes es una odisea. Ejemplo: familia de cuatro personas, dos adultos y dos niños. A uno le gusta el roscón seco, a otro relleno de nata y al otro de crema pastelera. Y, de los cuatro, sólo a uno le gusta la fruta escarchada. Hace unos días hice una pequeña encuesta entre amigos y familiares y de diez entrevistados, solo a uno le gustaba el dulce y colorido adorno del roscón. Así que algunos maestros pasteleros, sabedores de esta ‘tendencia’, se están planteando sustituirlo por gominolas.
El rosco que llevé este año a casa era el tradicional, de un kilo de peso, y por el pagué 33 euros. Me pareció caro, pero estaba rico y tenía tres ‘sorpresitas’ muy agradables, no tanto para el afortunado que mordió una tortuga de cerámica camuflada entre la masa y la corteza. Las frutas, además, eran naturales, bien empapadas en azúcar. Los roscos industriales, según los expertos, tienen tiras de melón y sandía teñidas de verde y granate, y gajos de naranja amarga.
El rosco ‘seco’ se puede rellenar con nata hecha en casa o comprada en el súper; o con crema pastelera de brick, aunque no es lo mismo. El problema surge cuando el ‘listillo’ consigue darle otra vuelta más al asunto y se inventa un rosco relleno de nata al Pedro Ximénez y cubierto de chocolate. Para matarlo. Por cierto, el roscón de reyes se sigue vendiendo en muchas pastelerías y panaderías de Santander hasta casi marzo. Los rezagados tienen una segunda oportunidad, como los golosos y los amantes de la Navidad tardía.

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de El Diario Montañés

Sobre el autor

Santander 1960. Universidad de Cantabria. Sección de Deportes, Cantabria en la Mesa y, a veces, algo de toros. En la redacción de EL DIARIO MONTAÑÉS desde 1984 pasando por casi todas las secciones.

enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031