img
Fecha: junio, 2017
El amado y plateado bocarte
Diego Ruiz 12-06-2017 | 1:15 | 0

Está ‘gordo’ y tan plateado como siempre. Exquisito y con esa grasilla que le confiere el toque de distinción que desconocen los que proceden de aguas más calientes que las nuestras del Cantábrico.La costera del bocarte está en plena actividad y en los puesto de los mercados y las pescaderías de la región ya abundan algunas semanas esa cajas con su base de hielo y los peces, de ojos claros y algo de sangre en sus branquias, pidiendo que los llevemos a casa para freírlos, rebozarlos, mezclarlos en la sartén con ajos y guindillas o en la cazuela con cebolla, vino blanco, vinagre, pimentón y un poco de perejil. O después de congelarlos por más de 24 horas, hacerlos en vinagre, para aperitivo o para acompañar con anchoas, o con la ensalada fresca de la comida.
Los más atrevidos y avanzados en la técnica del salazón, los meterán destripados en una lata metálica y los cubrirán de salmuera para que, bien prensados, unas semanas antes de Navidad, se hayan convertido en unas suculentas anchoas.
Y es que el bocarte da alegría y felicidad a quien le gusta el pescado y el producto de temporada.En la Plaza de la Esperanza, ese santuario al que en estos días poca sombra hace el de Santoña, la gente se amontona en los puestos para comprar ese pez plateado y brillante que caracteriza, en parte, la gastronomía de Cantabria. Un pez que además de en casa se consume en los bares y restaurantes de la región, a veces sin más florituras que el huevo, la sal, la harina, el aceite bien caliente, la hogaza de pan y la botella de tinto. Durante la costera, los cántabros comemos semana tras semana los bocartes que nos da nuestro mar. Nunca nos saciamos.
Estos días se nota ese trajinar en los muelles donde el sustento es la pesca. Barcos que vienen con las bodegas cargadas para desembarcar lo antes posible lo pescado unas horas antes y volver a la mar, donde esperan nuevos bancos de este singular pez tan plateado y amado.

Ver Post >
El Hilo Musical
Diego Ruiz 06-06-2017 | 8:03 | 0

Recuerdo cuando era crío aquellos bares en donde sobre las barras de mármol o acero se servían ‘chiquitos’ –palabra en periodo de extinción– de vino y cacahuetes de tapa. Por entonces, el único sonido extra que se oía en aquellos vetustos locales era el de la radio, en la que, generalmente entrecortados, se escuchaban los partes que, desde Madrid, informaban de la actualidad menos inmediata. La radio satisfacía a los amantes del balompié con los partidos en directo que narraban aquellos grandes ‘speakers’ de la época. Después llegó, aunque no pudo ‘matar’ a la estrella de la radio, la televisión, que ofrecía imá- genes en blanco y negro, y en directo, de partidos en los que los futbolistas lucían bien afeitados, con melenas alisadas y la camiseta siempre por dentro del pantalón. Fue el segundo sonido en aquellos bares que ya empezaban a modernizarse y a cambiar la decoración heredada de generaciones anteriores. Luego, muchos hosteleros apostaron por el tocadiscos y los radiocassettes, a veces con músicas sorprendentes que llegaban desde el Reino Unido, Italia y EE. UU. Pero quien marcó toda un época, el que sorprendió a propios y extra- ños, a los del ‘chiquito’ con cacahuetes y al incipiente bebedor de ‘cubatas’ de Licor 43 y Triple Seco, fue el Hilo Musical. Los bares y restaurantes más exclusivos, los centros comerciales de moda y los ascensores de pisos con portero y calefacción central, apostaron por aquellas horas y horas de música sin interrupciones, con grandes éxitos orquestados. Hoy en día, con un matiz más actual, sigue existiendo el Hilo Musical, a veces empalagoso y muchas otras entrañable. Ahora, a través del móvil, el ordenador o un aparatejo con cientos de canciones en su interior, se nos amenizan las tardes de vinos y ca- ñas. Suenan temas un ‘pelín’ horteras que salen de las gargantas, muchas veces sin afinar, de señores y señoras con atuendos floreados y cuerpos dorados al calor caribeño. Y canciones de la mujer de Piqué y del hijo de Julio Iglesias.

Ver Post >
Sobre el autor Diego Ruiz
Santander 1960. Universidad de Cantabria. Sección de Deportes, Cantabria en la Mesa y, a veces, algo de toros. En la redacción de EL DIARIO MONTAÑÉS desde 1984 pasando por casi todas las secciones.

Otros Blogs de Autor