Skip to content

NY en Blanco y Negro.

2013 febrero 6

 

 

Podría contarles lo que dice  Wikipedia acerca de esta ciudad desde su fundación por los holandeses, lo de la compra a los indios, su evolución como ciudad con todo lujo de detalles, fechas históricas, edificios emblemáticos pero ese no sería mi Nueva York, sería el Nueva York de Wikipedia, escrito por otro u otros, narrado con diferentes ojos, sentido por otras manos, bebido y comido con otras bocas.

Mi NY es mí NY y además lo he retratado en Blanco y Negro.

 

 

NY  es un lugar duro, lleno de energía, donde gente de todo el mundo se busca la vida como puede. Donde parte de aquellos que toman las decisiones a nivel mundial viven, si no en Manhattan en Los Hamptons, mientras, otros, los más, malviven y se amontonan en mini superficies de 50 metros cuadrados compartidos por los que se pagan fortunas. Todavía recuerdo la primera vez que llegué a esta ciudad martir y rehén de su propia necesidad de energía  y como me dejó con la boca tan abierta como la entrada del subway (metro). Esta urbe da y  toma energía de sus habitantes y unos y otros se dan y se quitan en un brutal toma y daca que los mantiene vivos. Vibrantes. Siempre alertas.

 

 

Es muy difícil no inspirarte en Nueva York, su energía contagiosa rápidamente te pone en movimiento y si además hace frío, más, pues en NY en Invierno el que no se mueve se congela. Hay dos normas para caminar esta ciudad mágica en paz. La primera es lleve un calzado cómodo que le permita caminar cómodamente por NY y correr en los cruces. La segunda y como ya recomendaba Golpes Bajos: No mires a los ojos de la gente. Sostener la mirada demasiado tiempo a alguien podría desembocar en un conflicto con los locales para a continuación, comprobar la rudeza de su inglés con un exabrupto del tipo: What a fuck are you looking at? (¡Que coño miras!).

 

 

NY son también historias y vidas extraordinarias porque como toda puerta de entrada es una ciudad llena de cuentos, de leyendas urbanas que recogen las vivencias de generaciones y generaciones de emigrantes asentados en el Bronx o Brooklyn o cualquiera de los barrios y suburbios alrededor de la Gran Manzana. Es una ciudad dividida y compuesta por diferentes pueblos llegados desde muy lejos. Irlandeses, Italianos, Judios, Puertoriqueños, Dominicanos, Mexicanos… Representantes de tantos pueblos como pueblos hay en el mundo, y todos, se dan cita en NY buscando una oportunidad de progreso social.

 

Para mi NY son carritos humeantes que venden su comida en la calle , para mi NY son madrugones porque generalmente voy a trabajar. Para mi NY son hoteles buenos, bonitos, baratos como el Hotel Pod 51 http://www.thepodhotel.com/pod-hotel-locations/pod-51/ Hotel que recomiendo muchísimo por precio, situación, diseño, su jardín y azotea desde donde apreciar los tejados de NY. Para mi NY es tortícolis, saturación visual, ambulancias día y noche, coches de bomberos, si, también día y noche, restaurantes pequeños, maravillosos lugares donde desayunar, el Instituto Cervantes…

 

 

 

 

 

 

 

Para mi NY es ir a visitar una agencia multicultural cuyos fundadores son ucranianos y terminar mi día visitando a otra agencia especializada en brand content, en un espacio compartido por emprendedores y donde el dueño es mitad español y mitad venezolano y cuya pareja, es dominicana. Para mi NY es la amalgama humana, el mosaico viviente, la basura en la calle, calles rotas,llenas de  imperfección y humanidad. Para mi Nueva York habla cada día más español, tanto, que una parte del Bronx ya es hispano. Me siento tan libre en NY porque NY es caminar.  Caminar su historia, sus parques, sus calles, sus bares, sus cafés…. Me fui caminando a mis dos citas con un frío terrible, alrededor de 10 grados bajo cero, pero sin importarme un comino encantado por ese bombardeo de estímulos visuales, auditivos que toman control de uno y lanzándolo hacia adelante…. Paré un par de veces en diferentes cafés para probar sus bagels y echar algo caliente al cuerpo mientras leía la prensa en mi IPhone.

 

 

 

 

 

 

 

Definitivamente NY no es Sexo en Nueva York, sino un mercado altamente competitivo. Un terreno abonado de paradojas y contrastes. Pero uno donde las cosas se mueven, están vivas y donde es posible competir. Por eso, aunque la situación económica todavía no está normalizada al 100% , al menos aquí se puede trabajar porque  montar tu propia empresa son un formulario por internet, 24 horas de espera, y 100 euros de gastos para dar vida a tu proyecto. Sin IVA que adelantar, sin complicaciones, ni pagos ni trámites engorrosos y costosos en los que incurrir. En USA en general y en NY en particular con ganas y trabajo se puede prosperar pero no sueñen ni por un momento que alguien les va a regalar nada:  En la tierra del American Dream nada es gratis. 

 

 

Para mi NY son tres días que han pasado volando y una sopa de tomate con albahaca que no olvidaré fácilmente.  Vuelvo a Florida con nuevos contactos y proyectos bajo el brazo. Mientras tanto, leo en los periódicos españoles que el PP está de mierda hasta las cejas, implicado en movimientos turbios y reparto de sobres con dinero negro, tan negro, como el alma de un político y la de aquel que lo corrompe.

 

 

De camino al aeropuerto de Newark y como no podía ser de otra manera, entablo conversación con el conductor del shuttle (furgoneta compartida para ir al aeropuerto), Macario, un dominicano que llegó con ocho años a NY me dice que aquí vive en una habitacion con baño pero que en la Republica Dominicana, tiene una casa de 300 metros cuadrados. En buen castellano me explica que su sueño después de tantos años de trabajo es retirarse allí, entre palmeras y merengue y familia y yo le digo que hace muy bien. Ensimismado en lo que habían sido estos tres días en NY llegamos al aeropuerto casi sin darme cuenta y una pizza después, ya estaba en el avión volando sobre Nueva York rumbo a West Palm Beach. Rumbo al Sur. Al calor. A casa y esta vez al menos, con un pan bajo el brazo.

 

Mañana Más.