img
Cómo vender un deporte
img
contralascuerdas | 17-07-2013 | 09:05

Se acerca el gran combate de los últimos años, y con él una campaña de comunicación bestial. Showtime sabe que buena parte del éxito del millonario Mayweather – Canelo pasa por el hecho de que entre por los ojos en las casas americanas, mexicanas y de todo el mundo.  Para ello, la empresa que tiene los derechos ha emprendido una gira entre ambos púgiles por catorce ciudades. No contentos con eso, y a falta de casi dos meses para el pleito, se han lanzado a lo audiovisual. El último ejemplo, este vídeo promocional.

No es un hecho aislado dentro del boxeo de primer nivel. Tanto Showtime como HBO se han esforzado en dar lustre a un deporte que, si cuenta con apoyo, resulta espectacular y emocionante como ninguno. Quizá la excelencia llevada a programas previos se la lleva el galardonado 24/7, programa en el que se meten durante un día entero en la vida de uno de los boxeadores mientras prepara la pelea. La réplica de SHO se llama ‘All Access’, sin tanto lustre pero con resultados idénticos, que se traducen en aficionados dispuestos a aflojar ¡69 dólares! para ver una velada con tres combates.

Los otros dos grandes formatos tocan diferentes ramas. El primero brilla por su sencillez. Se llama ‘Face off’ y se reduce a tres sillas, una mesa, los dos púgiles y el presentador, Max Kellerman. El formato, donde brilla especialmente Mayweather, ha dejado momentos gloriosos, como el enfrentamiento verbal entre Antonio Margarito y Miguel Cotto antes de su segunda pelea.

Hay más, y son los aficionados. A través de páginas de vídeos como Youtube son los propios aficionados los que hacen teasers, previas e incluso mejores momentos de los boxeadores que van a enfrentarse (o no). Son cientos los vídeos que hablan de la pelea -inexistente- entre Pacquiao y Mayweather, o qué pasaría si, por ejemplo, GGG y Maravilla se midieran en estos momentos. Un ‘hype’ que hincha sobremanera el producto y que llena de ceros a la derecha las arcas de todos los involucrados en el negocio.

Por desgracia todo lo contrario ocurre en España. Mientras en el norte de América se ofrece el boxeo como un deporte de titanes, con historias humanas y de superación a sus espaldas, el postureo nacional ha reducido el pugilismo a su mínima expresión, dando una imagen de suburbio, de dos locos pegándose y de deporte degenerado  que en muchos medios ni siquiera es nombrado. La encomiable ayuda de MarcaTV, a punto de desaparecer, ha devuelto una rendija a la esperanza entre los verdaderos aficionados españoles, y a un buen puñado de jóvenes de vuelta a los gimnasios, queriendo ser como Maravilla Martínez. En Estados Unidos el boxeo y las Artes Marciales mixtas son lo que son porque los medios las meten por los ojos, igual que ocurre aquí en deportes como el tenis, el motociclismo o, ahora, la Fórmula Uno. Y es que para recoger primero hay que sembrar.

  • http://comunidad.grada360.com/perfil.php?user=headbanger headbanger

    En el caso del 14-S es re-vender porque va a arrasar en el PPV. No le ha quedado más remedio al correlón de Mayweather tras el fiasco con Guerrero