Skip to content

Wert y el modelo educativo catalán son el problema

2012 December 5
por Rodrigo Ponce de León / Colpisa

El idioma es un instrumento de desarrollo y un arma de lucha

Josef Stalin

Tanto monta, monta tanto, José Ignacio Wert como Irene Rigau./ EFE

Las lenguas no son el problema. A pesar de que tanto el PP como CiU se empeñan en convertirla en el arma de Stalin. El borrador de la reforma educativa que el ministro del ramo José Ignacio Wert ha presentado a los responsables de Educación de las Comunidades Autónomas puede ser tachado de inoportuno, de ser una invasión de competencias o una regresión por sus concesiones a la Iglesia católica pero no de un ataque al catalán. Los nacionalistas catalanes han aprovechado la iniciativa legislativa de Wert para volver a alzar la voz del victimismo, cuando el problema no es la lengua sino la puesta en marcha de la enésima reforma educativa en un país con un 30% de fracaso escolar.

Aunque en Cataluña solo una ínfima parte de la población entiende que el sistema educativo es deficiente por el predominio del catalán sobre el castellano (todo el trayecto curricular de los alumnos está bajo la inmersión lingüística en catalán) la realidad es que los padres no pueden elegir el idioma en el que sus hijos pueden estudiar. Una situación que no ocurre en el resto de las comunidades autónomas con dos idiomas oficiales donde los padres pueden elegir el idioma de estudio o las Administración competente ha desarrollado un plan educativo donde las dos lenguas tienen un tratamiento similar.

Estos son los modelos educativos:

País Vasco. Hay tres modelos entre los que elegir:
– Modelo A: castellano como lengua vehicular, excepto en la asignatura de Lengua Vasca y Literatura.
– Modelo B: una parte de las asignaturas en castellano (en principio, para materias tales como la lectura, escritura y matemáticas) y otra en euskera (sobre todo las experiencias, plástica y dinámica).
– Modelo D: euskera como lengua vehicular, excepto en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura.
El Modelo D es el escogido mayoritariamente por la población.

Navarra. Hay cuatro modelos a elegir:
– Modelo A: todo en castellano exceptuando la asignatura de euskera.
– Modelo B: una parte de las asignaturas en euskera y la otra parte en castellano.
– Modelo D: todas las asignaturas en euskera excepto la de lengua castellana.
– Modelo G: todo en castellano y sin asignatura de euskera.
Los modelos G y A son los que más han sido escogidos por los navarros.

Comunidad Valenciana.  El modelo aplicado es el de un plurilingüismo flexible, que incluye castellano, valenciano e ingles. Se pueden elegir dos modelos:
– Programa Plurilingüe en Valenciano (PPEV), cuya lengua base es el valenciano y en el cual se podrá desarrollar la inmersión lingüística, donde una asignatura no lingüística se dará en inglés, una más se dará en castellano y el resto en valenciano.
– Programa Plurilingüe en Castellano (PPEC), que tiene como base el castellano, donde una asignatura no lingüística se dará en inglés, otra más en valenciano y el resto en castellano.

Islas Baleares. Hasta los siete años los padres pueden elegir entre el castellano y el catalán. A partir de esa edad la lengua vehicular en las escuelas es el catalán.

Galicia. El modelo aplicado es de plurilingüismo flexible, con el gallego, castellano e inglés. Los centros educativos  deben asegurar un equilibrio entre las horas en las que se imparten las materias con cada lengua:
-Primaria: En gallego se da Conocimiento del Medio y en castellano, Matemáticas. Después cada centro reparte el resto de las asignaturas entre los idiomas.
– Secundaria: En gallego se dan  Ciencias Sociales, Geografía e Historia, Biología y Geología y Ciencias de la Naturaleza. En castellano se enseñan  Matemáticas, Tecnologías y Física y Química. El resto se reparte entre castellano y gallego.
-Modelo trilingue: Se imparte un tercio de las asignaturas en inglés y el resto se divide entre castellano y gallego.

El problema es Wert pero también el modelo educativo catalán.