img
Los Acebedos, la calle de las caídas
img
Víctor Puente | 21-11-2013 | 19:02

  • mineruastur

    A ver cuando vienen las cámaras y a preguntar a los vecinos de la Cuesta de la Atalaya, que tenemos las aceras también muy gastadas, una pendiente muy pronunciada y larga, y unas aceras que meten miedo de lo estrechas que son…

    Pero eso si, tenemos que pagar zona azul como “ricos ciudadanos y privilegiados” de vivir en una zona semicentrica…

    • dragossanni

      Totalmente de acuerdo. Hace un par de semanas mi madre (71 años) se ha vuelto a caer en la cuesta de la atalaya, digo se ha vuelto a caer porque no es la primera vez y seguramente no sea la última. Sí mi madre hubiese denunciado al ayuntamiento por el estado de las aceras en esta cuesta, seguramente ahora estaríamos en Santander económicamente hablando en la Edad Media…

  • mineruastur

    A ver cuando vienen las cámaras y a preguntar a los vecinos de la Cuesta de la Atalaya, que tenemos las aceras también muy gastadas, una pendiente muy pronunciada y larga, y unas aceras que meten miedo de lo estrechas que son…

    Pero eso si, tenemos que pagar zona azul como “ricos ciudadanos y privilegiados” de vivir en una zona semicentrica…

    • Dragossanni

      Totalmente de acuerdo. Hace un par de semanas mi madre (71 años) se ha vuelto a caer en la cuesta de la atalaya, digo se ha vuelto a caer porque no es la primera vez y seguramente no sea la última. Sí mi madre hubiese denunciado al ayuntamiento por el estado de las aceras en esta cuesta, seguramente ahora estaríamos en Santander económicamente hablando en la Edad Media…

  • cirivicundia

    En general el estado de las baldosas en Santander no es aceptable (entre “aceras-muestrario” con tres tipos de adoquinado que parecen unos estratos arqueológicos y restos de grasa en los accesos a locales de hostelería que no eliminan ni el dueño del negocio ni las brigadas de limpieza) unido al desnivel de nuestras cuestas hacen que vivamos en una ciudad con riesgos de caídas.

  • civiricundia

    En general el estado de las baldosas en Santander no es aceptable (entre “aceras-muestrario” con tres tipos de adoquinado que parecen unos estratos arqueológicos y restos de grasa en los accesos a locales de hostelería que no eliminan ni el dueño del negocio ni las brigadas de limpieza) unido al desnivel de nuestras cuestas hacen que vivamos en una ciudad con riesgos de caídas.

Sobre el autor Víctor Puente
(Santander, 1983). Licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco. Ligado a la redacción de EL DIARIO MONTAÑÉS desde el año 2008. En la actualidad, editor y redactor de eldiariomontanes.es, donde soy responsable de la sección ‘Callejero Vecinal’.

Otros Blogs de Autor