Skip to content

Los anillos de Alí

2012 May 21
por Leticia Mena

Acabo de ver a Alí por primera vez. Estoy impresionada. No recuerdo de qué color tiene el pelo. Muchos menos los ojos. Le recuerdo de piel morena. Creo que llevaba traje y corbata. Ahora, lo que no olvidaré mientras viva serán esos dos ‘anillacos’ que lucía en sus dedos corazón y meñique. Por Alá, Alí ¡quítate eso! Seguro que valen un imperio, seguro que son una esmeralda y un rubí. Seguro que si los vendieras podría comer medio África o comprarte otro equipo. Pero son muy feos. Alí, de verdad. Son muy feos. Te quedan muy mal. Detesto a los hombres con anillos pero si se plantan lo que tú llevas me da por pensar que:

-uno, te los probaste haciendo el tonto y no puedes quitártelos ni con jabón.

-dos, que pese a tener tanto dinero como para comprar el Racing, eres un poquito hortera.

-o tres, estabas quitándote un disfraz cuando te hicieron la foto.

Te espero en Santander con la mano tendida y sin anillos, claro.