Diagnóstico – Espondilitis Anquilosante

Los síntomas de la EA podrían parecerse a los de otros tipos de artritis, como la artritis psoriásica; artritis relacionadas con enfermedades intestinales inflamatorias, como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa; o como la artritis reactiva. La consulta precoz con un médico, de preferencia un reumatólogo, para que se le diagnostique con certidumbre es fundamental, para que así pueda obtener el tratamiento adecuado.

Los doctores basan el diagnóstico de EA en la sintomatología de dolor inflamatorio de espalda, en el examen físico y los rayos X de la pelvis y de l a espalda baja. Si los rayos X resultan cuestionables, se podrían practicar otros estudios de diagnóstico por imágenes, como una resonancia magnética, conocida por sus siglas en inglés MRI.

El médico también puede ordenar análisis de sangre para indagar la presencia del gene HLA-B27. El hecho de tener el gene HLA-B27 no significa que tenga EA, pero sería una pista que respalde el diagnóstico. En muchos casos, las personas tienen el gene HLA-B27, pero no presentan EA.

 

Fuente: espanol.arthritis.org

 

Un paseo por las instalaciones del nuevo Edificio Quirúrgico del Hospital General Valencia.

El nuevo Edificio Quirúrgico del Hospital General cuenta con 20 quirófanos en marcha, 20 camas de unidad de Críticos, salas de espera, zonas administrativas, consultas… y está dotado con tecnología de última generación. Destaca la diafanidad y la homogeneidad en la estructura y su imagen de vanguardia.

 http://www.youtube.com/watch?v=2wlBaTy_OCo

 

El trastorno también se asocia con otros problemas menstruales y con dolor pélvico, según un estudio.

Vinculan el síndrome de fatiga crónica con la menopausia precoz, según los CDC.

Los hallazgos podrían explicar la razón por la que las mujeres tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de tener el SFC que los hombres, y la razón por la que la afección es más habitual en las mujeres de 40 a 49 años, indicaron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

“El SFC puede cobrarse un precio muy alto en las vidas de las mujeres de mediana edad y en nuestra sociedad y nuestro sistema de atención sanitaria. Ser consciente de la asociación del SFC con una menopausia más temprana puede ayudar a los profesionales a asesorar a las mujeres para distinguir los síntomas del SFC de los de la menopausia”, dijo la Dra. Margery Gass, directora ejecutiva de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society), en un comunicado de prensa de la sociedad.

Aunque el estudio pudo encontrar un vínculo entre la menopausia temprana y el síndrome de fatiga crónica, los investigadores no pudieron saber si una afección es causa de la otra o si hay otro factor que podría provocar ambas afecciones.

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 4 de febrero de la revista Menopause.

El estudio contó con 84 mujeres y un grupo de control de 73 mujeres sanas en Georgia que proporcionaron información sobre su salud ginecológica.

En comparación con las del grupo de control, las mujeres con el síndrome de fatiga crónica tenían 12 veces más probabilidades de presentar un dolor pélvico que no estaba relacionado con la menstruación. También tenían más probabilidades de tener un sangrado menstrual excesivo (el 74 por ciento frente al 42 por ciento) y un sangrado más abundante entre los periodos (el 49 frente al 23 por ciento). Los investigadores también hallaron que las mujeres con el SFC también tenían más probabilidades de que no les llegara el periodo (el 38 frente al 22 por ciento).

Las mujeres con el síndrome de fatiga crónica tenían más probabilidades (el 57 frente al 26 por ciento) de usar hormonas para otros fines que no eran el control de natalidad, como, por ejemplo, para tratar los periodos irregulares, los síntomas menopáusicos o la pérdida ósea, que las mujeres sin la afección.

El estudio también halló que el 66 por ciento de las mujeres con el SFC se habían sometido a al menos una cirugía ginecológica, frente al 32 por ciento de las del grupo de control. El tipo más habitual de cirugía fue la histerectomía (el 55 por ciento frente al 19 por ciento).

La menopausia temprana relacionada con la histerectomía (a los 45 años o antes) se produjo en el 62 por ciento de las mujeres con el SFC, en contraste con el 33 por ciento de las del grupo de control. El sangrado como razón para realizar la histerectomía fue mucho más común entre las mujeres con el SFC.

Las mujeres con el SFC también tendían a presentar una menopausia natural antes que las del grupo de control, pero no hubo una diferencia significativa entre los dos grupos, según el estudio.

Las investigaciones previas han vinculado el SFC con el dolor pélvico y las afecciones ginecológicas, como la endometriosis y las anomalías menstruales. Pero este es el primer estudio que vincula el SFC con una menopausia más temprana, según los autores del estudio.

Dijeron que se necesita más investigación para saber más sobre este posible vínculo, y los médicos deben vigilar los síntomas del SFC en las mujeres que tienen problemas ginecológicos o de dolor pélvico. Los síntomas del SFC incluyen dolor muscular y de las articulaciones, dificultades para dormir o de memoria y empeoramiento de estos problemas tras un esfuerzo excesivo.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare – HealthDay

Fuente: nlm.nih.gov/medlineplus

Los reumatólogos, cada vez más pendientes de la inmunogenicidad.

19/01/2015 – Terapias biológicas.

Los reumatólogos, cada vez más pendientes de la inmunogenicidad.

Es uno de los principales retos que plantean las terapias biológicas. La estrategia de ir subiendo la dosis ha dejado de practicarse en España.
“Los especialistas españoles se sitúan entre los más concienciados de Europa y el 74 por ciento apuestan por un mejor conocimiento de este problema”.

La inmunogenicidad es una de las principales causas de pérdida de eficacia de las terapias biológicas. Es un concepto relativamente nuevo que ha ido cobrando importancia a medida que se ha extendido el uso de estos medicamentos frente a la artritis reumatoide y otras enfermedades reumáticas. No todos los productos disponibles tienen la misma capacidad de provocar esta respuesta inmune frente al tratamiento y hay pacientes con una mayor predisposición. Es un problema frecuente ante el que los reumatólogos no deben bajar la guardia.

Sin embargo, no todos los especialistas están igual de preocupados y se aprecian diferencias por países, según una encuesta europea realizada por Adelphi Research, en la que ha colaborado la compañía Pfizer. Los reumatólogos españoles se sitúan a la cabeza en cuanto a concienciación, ya que el 74 por ciento consideran que un mayor conocimiento de la inmunogenicidad mejoraría la atención al paciente, frente a sólo un 38 por ciento y un 54 por ciento de sus colegas de Holanda y Alemania.

Uno de los principales resultados de la encuesta, realizada a 250 reumatólogos -50 de ellos españoles- de todo el continente, es la estimación del alcance del problema: los médicos interrogados estiman que una media del 15 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide tratados con una terapia biológica muestran una falta de respuesta secundaria al tratamiento. “El 66 por ciento reconoce que la administración de una dosis estable es uno de los puntos clave en el tratamiento de estos pacientes”, ha apuntado Susana Gómez, responsable médico de Inflamación de Pfizer.

Alejandro Balsa, jefe de Sección de Reumatología del Hospital La Paz, de Madrid, ha comentado que el porcentaje de pacientes afectados “puede ascender hasta el 40-50 por ciento con los fármacos biológicos más inmunogénicos, mientras que en los menos inmunogénicos se sitúa en el 10 por ciento, o incluso menos, durante los dos o tres primeros años”.

Escalada de dosis
El reumatólogo ha subrayado que la estrategia de ir subiendo la dosis para contrarrestar la pérdida de eficacia -que a la postre está abocada al fracaso- se ha abandonado en España, pero en otros se sigue haciendo: “Se intenta escoger el fármaco menos inmunogénico y estamos atentos a los signos de fracaso para poder cambiar la terapia. Además, medimos los niveles de fármaco y de anticuerpos”.

Fuente: reumatologia.diariomedico.com

-

 

Un tipo de cirugía de rodilla habitual podría aumentar el riesgo de artritis…………………

La reparación del desgarro del menisco hizo que los problemas en la articulación fueran más probables que con la fisioterapia.
Un tipo común de cirugía de la rodilla podría aumentar las probabilidades de tener artritis, según un estudio reciente.

El procedimiento repara el desgarro de menisco, un cartílago que actúa como amortiguador. Hay dos en cada rodilla y proporcionan estabilidad a la articulación de la rodilla. El desgarro de menisco es una de las lesiones de rodilla más comunes, y la cirugía a menudo se realiza para reducir el dolor y mejorar el funcionamiento de la articulación, indicaron los investigadores.

En el estudio, los científicos usaron escáneres de IRM para examinar 355 rodillas con artritis, y las compararon con una cantidad similar de rodillas sin artritis. La edad promedio de los pacientes era de aproximadamente 60 años y la mayoría tenían sobrepeso.

Las 31 rodillas que se habían sometido a una operación de reparación del desgarro de menisco contrajeron artritis en el plazo de un año, en comparación con el 59 por ciento de las rodillas con daños en el menisco a las que no se realizó una operación.

La pérdida de cartílago se produjo en el 81 por ciento de las rodillas que se sometieron a la operación de menisco, en contraste con casi el 40 por ciento de las rodillas con daños en el menisco a las que no se realizó la operación, halló el estudio.

El estudio se presentará este miércoles en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (Radiological Society of North America) en Chicago.

Aunque la cirugía de reparación del desgarro de menisco es habitual, “están apareciendo cada vez más evidencias que sugieren que la cirugía de menisco podría ser perjudicial para la articulación de la rodilla”, dijo en un comunicado de prensa de la sociedad el autor del estudio, el Dr. Frank Roemer, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston y la Universidad de Erlangen-Núremberg en Alemania.

“Las indicaciones para la cirugía de menisco quizá deberían discutirse con más cuidado para evitar la aceleración de la degeneración de la articulación de la rodilla”, sugirió.

Una alternativa a la cirugía es la fisioterapia para mantener y restaurar la fuerza muscular y el rango de movimiento de la rodilla. El hielo y los antiinflamatorios no esteroides (AINE) también se usan para tratar el dolor y los síntomas, según el comunicado.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: nlm.nih.gov

-

 

Las mujeres embarazadas con artritis reumatoide tienen un riesgo mayor de dar a luz de manera prematura, sugiere un estudio nuevo.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que provoca una inflamación crónica en las articulaciones.

Para realizar el estudio, los investigadores observaron los datos de casi 2 millones de partos de un solo bebé en Dinamarca entre 1977 y 2008. Hallaron que más de 13,500 de las madres tenían artritis reumatoide o les habían diagnosticado la enfermedad tras dar a luz (artritis reumatoide “preclínica&rdquo.

La probabilidad de que las mujeres con esta enfermedad tuvieran un bebé prematuro era 1.5 veces más alta que entre las que no tenían esta afección, halló el estudio. Para las mujeres con artritis reumatoide preclínica, la probabilidad de un parto prematuro era 1.3 veces más alta.

Los investigadores también asociaron un peso ligeramente más bajo de los bebés al nacer con las madres con la enfermedad diagnosticada o preclínica, en comparación con los niños de madres sin la enfermedad.

Pero este estudio solamente fue diseñado para encontrar una asociación entre la artritis reumatoide con los partos prematuros o el peso bajo al nacer. El estudio no se diseñó para demostrar que la enfermedad causara esos problemas.

La artritis reumatoide en los padres no tuvo ningún efecto sobre el riesgo de nacimiento ni sobre el peso del bebé, según el estudio publicado el 13 de noviembre en la revista Arthritis & Rheumatology.

“Los obstetras deberían ser conscientes del mayor riesgo de parto prematuro en las mujeres con artritis reumatoide y en las que muestren signos preclínicos de la enfermedad”, planteó en un comunicado de prensa de la revista la líder del estudio, Ane Rom, del Hospital Universitario de Copenhague.

“Para las mujeres con artritis reumatoide, hallamos solamente una pequeña reducción en el crecimiento fetal de sus bebés, que tiene poco impacto en los niños inmediatamente después del nacimiento. Se necesitan más investigaciones sobre los efectos en la salud a largo plazo de los niños nacidos de madres con artritis reumatoide”, añadió Rom.

Aproximadamente el 1 por ciento de las personas en todo el mundo tienen artritis reumatoide, indicaron los investigadores. La afección afecta a tres veces más mujeres que a hombres, según la Arthritis Foundation.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Arthritis & Rheumatology, news release, Nov. 13, 2014

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_149472.html

 

-

 

Espondiloartritis……………..

¿Qué es la espondiloartritis?

La espondiloartritis difiere de otros tipos de artritis en el hecho de que involucra la “entesis”. Se trata de los lugares donde los ligamentos y tendones se insertan en los huesos. En general, los síntomas aparecen de dos maneras. El primero es la inflamación que provoca dolor y rigidez, generalmente en la columna. Algunas formas de esta enfermedad pueden afectar las manos y los pies o los brazos y las piernas. El segundo tipo es la destrucción ósea que provoca deformidades en la columna y problemas en los hombros y en la cadera.

 

¿Qué causa la espondiloartritis?

La espondilitis anquilosante es hereditaria. Muchos genes pueden provocarla. Se han encontrado hasta 30 de estos genes. El principal gen que provoca esta enfermedad es el HLA-B27. Casi todas las personas de raza blanca con espondilitis anquilosante son portadoras del gen HLA-B27.

Se desconoce la causa de la artritis enteropática. Puede deberse a una bacteria que ingresa en el intestino cuando la inflamación lo daña. Las personas que poseen el gen HLA-B27 son más propensas a tener esta forma de artritis que las personas que no poseen el gen.

En sus fichas técnicas encontrará artículos sobre las causas y los factores de riesgo de otros miembros de la familia de la espondiloartritis.

¿Quién contrae espondiloartritis?

La espondilitis anquilosante tiende a aparecer en adolescentes y jóvenes de entre 20 y 29 años y afecta con mayor frecuencia a los hombres. Los familiares de personas afectadas tienen un mayor riesgo de padecerla, especialmente si heredaron el gen HLA-B27.

La espondilitis anquilosante tiene una distribución étnica irregular. Aparece con mayor frecuencia en el polo norte, en culturas como los esquimales de Alaska y Siberia y el pueblo lapón de Escandinavia (también llamado Sami), ya que muchos de sus habitantes poseen el gen HLA-B27. También aparece con mayor frecuencia en ciertas tribus de nativos americanos en el oeste de los Estados Unidos y en Canadá. Los afroamericanos son la raza menos afectada por esta enfermedad.

La frecuencia de la espondilitis anquilosante en los Estados Unidos, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES), es del 0,5%. La frecuencia de la espondiloartritis axial es del 1,4%.

 

Fuente: rheumatology.org

-

 

Corticosteroides. / Grupo espondilitis.eu

¿Qué son los Medicamentos Corticosteroides (o glucocorticoides)?

En la artritis, los corticosteroides actúan de dos formas:

  • Aliviando la inflamación que provoca hinchazón, calor y dolor
  • Suprimiendo las respuestas inmunológicas de su cuerpo
  • Cuando comienza a tomar estos medicamentos, su cuerpo disminuye la producción de sus propias hormonas análogas a la cortisona.
  • No deje de tomar el medicamento ni disminuya la dosis sin antes obtener la aprobación de su médico. Su cuerpo no comenzará a producir sus propias hormonas lo suficientemente rápido como para mantenerlo en buen estado de salud.
  • Inicialmente, se usan dosis más altas para el tratamiento de la inflamación de las arterias, los riñones, el revestimiento del corazón, los pulmones y el sistema nervioso. Para el tratamiento de la artritis inflamatoria se usan dosis menores.

Los efectos colaterales posibles pueden incluir:

  • Aumento del apetito
  • Indigestión
  • Nerviosismo o ansiedad

Los efectos colaterales que se relacionan a una dosis más alta y al uso prolongado pueden incluir:

  • Síndrome de Cushing (aumento de peso, cara de luna, piel fina, debilidad muscular, huesos frágiles)
  • Cataratas
  • Hipertensión
  • Niveles elevados de azúcar en sangre
  • Insomnio
  • Cambios de humor

Algunos ejemplos de corticosteroides orales incluyen:

Nombre genérico Nombre comercial
Cortisona Acetato de cortona
Dexametasona Decadron, Hexadrol
Hidrocortisona Cortef, Hidrocortona
Metilprednisolona Medrol
Prednisolona Prelone
Fosfato de sodio de prednisolona (sólo en presentación líquida) Pediapred
Prednisona Deltasona, Orasona, Prednicen-M, Sterapred
Triamcinolona Aristocort

Estos medicamentos se pueden usar en diversas formas, tales como:

  • Cremas
  • Pastillas
  • Gotas oftálmicas
  • Inyección en la articulación
  • Inyección intramuscular o intravenosa

Fuente: arthritis.org

-

Podrían haber encontrado una vía para recomponer una médula espinal dañada……..

Una molécula podría inducir a los nervios lesionados para regenerarse y enlazar de forma eficaz sus circuitos, según un estudio del Instituto Salk de La Jolla, en California (Estados Unidos).

Un equipo de investigadores del Instituto Salk de La Jolla, en California (Estados Unidos) podría haber descubierto nuevos indicios para recomponer una médula espinal dañada. La responsable de ello sería una molécula que incita a los nervios lesionados a regenerarse y reconectar eficazmente los circuitos.

Para conseguir redimir las funciones de un nervio perjudicado, los axones necesitan desarrollarse y mantener conexiones con otras células. El año pasado, este mismo equipo de científicos publicó otro estudio en el que se revelaba el hallazgo de la proteína p45 que fomenta la regeneración del nervio impidiendo la paralización de un nuevo desarrollo de la vaina del axón, la mielina.

Los seres humanos no tienen esta proteína p45, sino que cuentan, según han revelado los investigadores, con la proteína p75 que impide la regeneración de los nervios perjudicados. Sin embargo, en el último estudio se ha descubierto que dos proteínas p75 se combinan y se unen a los inhibidores de la mielina perjudicada. La proteína p45 se encarga de disolver este par, consiguiendo que los axiones vuelvan a generarse.

Futuro tratamiento en lesiones graves de médula
La investigación publicada en Plos Biology sugiere que p45 u otra molécula perturbadora podría deshacer el par p75 y presentar un novedoso tratamiento para regenerar la médula espinal. Por ejemplo, introduciendo proteína p45 en las neuronas perjudicadas o “administrando una molécula que atasque la unión entre las dos proteína p75″, según ha explicado el responsable principal del estudio, Salk Kuo-Fen Lee.

En un futuro, se tiene previsto investigar si la introducción de p45 contribuye a regenerar nervios humanos perjudicados, ya que esta investigación podría significar un avance en el desarrollo de nuevas terapias para pacientes con lesiones graves en la médula espinal o con parálisis.

INVESTIGADORES DE EEUU.
Fuente: neurologia.diariomedico.com

-

Acepte el dolor.

Las personas con Fibromialgia y dolor crónico pretenden muchas veces encontrar un tratamiento que elimine rápidamente los síntomas que tienen.

Desgraciadamente, esto casi nunca es posible. No hay recetas ni píldoras mágicas para la Fibromialgia y el dolor crónico. Por ello, el primer paso para controlarlo es aceptarlo y asumir que el dolor puede persistir para siempre y que, por tanto, en adelante, va a formar parte de nuestra vida. Desde luego, no es agradable pensar que el dolor nunca nos va a abandonar y muchas personas pueden incluso sentir miedo de no saber cómo manejar esta situación.

Sin embargo, reconocer la realidad es el primer paso para conseguir cambiar nuestra vida hacia una situación en la que el dolor, aún estando presente, no sea el centro de la misma.

Cuando se acepta el dolor, se aprende a reconocerlo y a saber lo que lo mejora o empeora, y estamos entonces en situación de buscar soluciones y de volver a disfrutar de la vida.

 

-

El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.