“La señora de Gras dijo a mis padres que no volvieran en tren, que fueran en taxi a Madrid”


UNA NIÑA ENTREGADA EN BILBAO A UNA FAMILIA DE CANARIAS

Mercedes Herrán, más conocida como Mercedes de Gras, regentaba una red de pisos en Bilbao, en los que alojaba mujeres embarazadas llegadas de todo el país. Esos bebés serían dados en adopción, en muchos casos sin el consentimiento de la madre, una traba de robos de bebés que De Gras lideraba. Ella misma se encargaba de buscar a los padres adoptivos. Paola Romero Rodríguez nacio en uno de esos pisos de Bilbao.

- “La Ley de Amnistía no es aplicable a los implicados en el robo de niños”
- “Se llevaron a la gemela sana”

María José Esteso Poves (Redacción)
Miércoles 30 de marzo de 2011. Número 146

“Mis padres vivían en Gran Canaria y los llamaron de un día a otro para que fueran a recogerme a Bilbao. Yo nací el 11 de mayo de 1975 y cuatro días después me inscribieron en el registro civil de Bilbao como hija. Así consta en mi partida literal de nacimiento, pero no aparece ningún dato de mis padres biológicos”, relata Paola Romero Rodríguez, de 35 años. “Mis padres llevaban ocho años casados y no podían tener hijos. Entonces se pusieron en contacto con sor Juana Alonso, directora de las Hermanas de la Caridad de la casa cuna de Tenerife” explica Paola, la niña adoptada.

El padre de Paola conocía a sor Juana Alonso y esta monja le dijo a él: “Esa niña vendrá del norte”. La religiosa hizo la petición a Mercedes Herrán, más conocida como Mercedes de Gras, una “señora católica del Opus”, famosa en Bilbao, fallecida en 2002.

Herrán regentaba una red de ocho pisos en Bilbao y en ellos se alojaban mujeres embarazadas llegadas desde todas las provincias. Muchas eran jóvenes que se habían quedado embarazadas sin estar casadas, la mayoría de buena posición social, hijas de médicos, militares, jueces, etc. Eran obligadas por sus padres a ‘esconderse’ allí y, sin ellas saberlo, sus padres ya habían pactado con Mercedes Herrán que el bebé al nacer fuera entregado a otra madre. Ella se encargaba de todo. Los padres adoptivos pagaban por el bebé a Herrán. Los ‘compromisos’ para adoptar llegaban de todo el país e incluso de Francia y México.

De Bilbao a Canarias

Todo estaba previsto. Incluso, antes de que Paola naciera avisaron a su padre porque tenían un niño ‘comprometido’ para él pero al final no apareció. Entonces, Mercedes Herrán viajó a Canarias. “Vino a ver cómo vivía la familia, quiénes eran. Estuvo varios días. Mis padres le pagaron los gastos del viaje. En mi caso, no me han dicho que mis padres pagaran por mí, pero igual sí, y no se lo comentaron a nadie…”, dice Paola.

“Mis padres me fueron a recoger al juzgado de Bilbao. La persona que me entregó avisó a mis padres de que los primeros seis meses me podían reclamar pero que estuvieran seguros de que eso no iba a pasar. Mercedes también estaba allí. Les dijo a mis padres que no se volvieran en tren a Madrid, que cogieran un taxi que les llevara directos al aeropuerto para embarcar a Canarias”.

Búsqueda de la madre biológica

“Mi padre murió con 49 años, cuando yo tenía 11, y nunca me dijo nada. Entonces nos fuimos a vivir a Fuerteventura y dos años después murió mi madre. Me fui a vivir con mis tíos y como ya tenía 14 años, y estaba en el instituto, mi tía me contó que era adoptada. Dijo que era mejor que supiera la verdad. A los 18 años empecé a buscar a mi madre biológica. Mi tía me ha dicho que Mercedes aseguró que todo estaba en regla y muy bien hecho para que mis padres no se preocuparan de nada. He pedido documentación a la Diputación de Bilbao y sólo he conseguido respuestas negativas”, explica Paola.

En 1993 fue a visitar a sor Juana Alonso para pedirle información. “La monja nos recibió pero no nos dio ningún dato. Nos dijo que todo se había hecho a través de Mercedes”.

Un familiar logró hablar con Mercedes antes de que muriera y ésta le informó que la madre era una “transeúnte que no se alojó en los pisos”, al parecer llegó de la mano de otra religiosa. “En 2008 contraté un abogado que, tras una denuncia, consiguió que un juez emitiera un auto para que la Diputación me entregara todos los papeles sobre mi adopción, pero no ha servido de nada. Ellos niegan que tengan información”, cuenta Paola.

Más tarde, un familiar de ella logró hablar con el hijo de Mercedes Herrán, Luis Gras Herrán, también adoptado. Éste asegura que no tiene documentación de las adopciones que llevó a cabo su madre y que todo lo entregó en la Diputación, en Bienestar Social. “No he conseguido averiguar nada sobre mi madre biológica. No tengo muchas esperanzas, además la Administración no colabora”.

Con Mercedes Herrán colaboraron varios médicos, curas y una pequeña red de monjas –de las Hermanas de la Caridad de Canarias, Madrid, Valencia y otros puntos del país–, que enviaban y pedían recién nacidos. El intercambio de bebés de una punta a otra del Estado español y la falsificación de documentos garantizaba que esos niños no iban a ser encontrados por sus padres biológicos.

Paola Romero, Paula en los documentos de adopción, figura que fue adoptada “en forma plena” desde el primer día,según consta en la partida de nacimiento literal. En ese documento figuran los datos del funcionario y los del secretario. En la partida de nacimiento también aparece el lugar de nacimiento de Paola Romero, Gordoniz 12, dirección de la clínica privada San Francisco Javier de Bilbao que cerró el año pasado. Un ginecólogo de Bilbao, Jesús Fradua Alboniga certifica en la partida literal, el nacimiento de Paola. Algunos médicos que trabajaron en Godorniz 12 colaboraron en las adopciones que gestionaba Mercedes Herrán. También los sacerdotes Miguel Esparza y Fernando Ayala de Bilbao y abogados, que resolvían los expedientes de las adopciones de Bilbao, según la documentación en poder de los afectados.

Artículos relacionados en números anteriores:

- “¿Dónde está mi hijo?, ¿Qué enterramos?”
- “Entonces un médico era como Dios, no imaginaba que me robaron a mi niña”
- “El Gobierno tiene que investigar el robo de niños”
- Análisis sobre el delito de secuestro de neonatos
- “Se llevaban a los recien nacidos de las incubadoras”
- “La madre biológica entraba por un lado y la adoptiva salía con un bebé por otro”
- “Se ha jugado con el miedo de las personas”
- Cómo bautizar un robo, según un capellán
- “Mi padre pagó por mí a un cura y a una monja”
- “Entre todos actuaban igual que una mafia”
- Un niño enterrado… en ningún sitio
- “LA OTITIS, NUNCA UNA CAUSA DE MUERTE”

http://www.diagonalperiodico.net/A-mis-padres-les-dijo-que-no.html

http://adoptadosbilbao.blogspot.com/2011/03/la-senora-de-gras-dijo-mis-padres-que.html

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.