img
El PSOE desata la batalla por el liderazgo
img
Jesús Serrera | 23-01-2017 | 08:33

Confusión, sorpresa, desconfianza, indignación, indiferencia, alivio… El anuncio de Patxi López de que aspirará al liderazgo del PSOE, formulado el mismo día en el que el Comité Federal aprobó la convocatoria de primarias y congreso en mayo y junio, ha desatado todo tipo de sentimientos entre la militancia, salvo quizá el de la ilusión. Nadie acaba de ver al dirigente vasco como el revulsivo que el partido necesita para emerger de la peor crisis de su historia reciente. Los más condescendientes lo sitúan al frente de una ‘tercera vía’ contemporizadora entre las facciones irreconciliables de Pedro Sánchez y Susana Díaz. Los peor pensados, muchos más, sospechan que López es el brazo ejecutor de una maniobra para impedir el retorno del secretario general defenestrado e intuyen la larga mano de Alfredo Pérez Rubalcaba. En los primeros escarceos de la batalla, la dirección del PSOE de Cantabria que encabeza Eva Díaz Tezanos extrema su característica prudencia frente a la militancia expectante.
En lo que todos están de acuerdo es en que tres candidatos serían demasiados. Para empezar, la competencia entre Pedro Sánchez y Patxi López en un mismo caladero, pondría en bandeja la victoria a Susana Díaz. Sánchez prepara una gira para evaluar sus fuerzas. Muchos dirigentes le han abandonado, aunque conserva un considerable apoyo de las bases, un factor decisivo cuando el proceso se rige por ‘un militante, un voto’. Díaz todavía no ha confirmado que está lista para la pelea. Los barones afines lo dan por hecho esta vez, pero no pueden haberse olvidado de la ‘espantá’ de 2014, tras la dimisión de Pérez Rubalcaba, cuando la presidenta andaluza dejó en mal lugar a los ocho secretarios autonómicos que saludaron su inminente asalto al liderazgo que finalmente no se produjo. Entre los que precipitaron el pronunciamiento estaba, cosa rara, Díaz Tezanos.
En esta ocasión, Díaz Tezanos ha recibido la candidatura de Patxi López, un asiduo a los actos del PSOE de Cantabria, con afecto y respeto, también con alguna distancia, para subrayar su neutralidad en la pugna con otros aspirantes. Entre la militancia, mayoritariamente contraria al golpe de fuerza contra Sánchez, la opción del exlehendakari no desborda el entusiasmo. A sus críticos les parece un candidato más sensible a los intereses de los notables del partido que a la voz de los militantes.
En este clima precongresual celebra este domingo el PSOE de Cantabria su comida de Año Nuevo. La ejecutiva quería que viniese Javier Fernández, el ‘jefe’ en este periodo provisional, al que nadie podría poner reparos, pero no ha sido posible. El invitado ha sidos Rafael Simancas, antes sanchista y ahora enrolado en la campaña de Patxi López.
Díaz Tezanos abordó la situación del PSOE en la línea de su intervención en el reciente comité federal, cuando pidió un debate sereno e integrador, que defina un proyecto y no solo decida liderazgos, para relanzar el partido como una alternativa real al PP en la gobernación de España.
También analizó la evolución del partido en Cantabria, internamente y en el papel que desempeña en el Gobierno regional, en una relación cada vez más difícil con el socio regionalista como se ha comprobado en la larga y conflictiva negociación presupuestaria y en sus diferentes planteamientos sobre el Plan General de Ordenación Urbana de Santander.
Respecto al asunto presupuestario se constata en el PSOE un balance agridulce: por un lado, queda la sensación de que el PRC ha resultado más beneficiado en el reparto de los recursos presupuestarios de 2017, a diferencia de lo ocurrido en el ejercicio anterior. Como contrapartida, los socialistas celebran haber defendido con entereza su posición frente a Podemos y el cambio que convierte a Ciudadanos en el aliado externo del Ejecutivo. Con una guinda: el partido morado ya no es el amigo condescendiente del PRC de Revilla y el adversario feroz del PSOE, sino que extiende su oposición a todo el Gobierno regional.
El PSOE cántabro tiene otra cita importante el sábado 28 de enero: el comité regional que abordará el proceso interno en sus diferentes niveles. Tras las primarias y el congreso federales de mayo y junio, la idea del aparato es cerrar el doble trámite en Cantabria antes de agosto. Si es que cuadran los tiempos, que van muy justos.
Es muy probable que Díaz Tezanos no tenga competencia para seguir al frente del PSOE regional, no la tuvo en las primarias de 2014, pero el aparato no se fía. En la plataforma ya disuelta que reunió más de 500 firmas para acelerar las primarias y el congreso federales –en torno a un 17% de los militantes– y entre otros que no se animaron a rubricar su adhesión, proliferan las opiniones disconformes con la situación del partido. Ese germen crítico no se traduce automáticamente en una corriente alternativa, mucho menos sin un liderazgo que a día de hoy no se percibe. En todo caso, la dirección del PSOE cántabro preferiría acelerar los tiempos, acortar los márgenes de maniobra, reducir los riesgos.

Sobre el autor Jesús Serrera
Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

Categorías

Otros Blogs de Autor