img
Podemos dar el espectáculo
img
Jesús Serrera | 30-03-2015 | 08:14

Podemos está poniendo todo el empeño del que es capaz para echar por tierra los buenos pronósticos que le han adjudicado hasta cinco escaños en el Parlamento de Cantabria en las elecciones autonómicas. Un partido nuevo, cuya expansión había gozado de una cobertura amplia y positiva en los medios, que se había mantenido a cubierto del fuego cruzado que desgasta a las formaciones convencionales, se ha buscado él solo su propio enemigo interior. Una división con un grado de virulencia que no se ha visto en Cantabria en mucho tiempo, con duras medidas disciplinarias, insultos y descalificaciones severas a cara descubierta y una bronca total amplificada y retransmitida en directo por la prensa y las redes sociales, ensucian la imagen del partido y eclipsan su discurso político, ya de por sí evanescente. Por ese incierto camino ha resuelto transitar Podemos Cantabria hacia la cita del 24 de mayo.
El conflicto se veía venir desde que el dirigente de mayor visibilidad y más consistente trayectoria pública, el abogado Juanma Brun, ganó con autoridad el liderazgo de Podemos Santander frente a las consignas y las presiones de la cúpula nacional que apoyaba a otra candidata.
Las estrategias opuestas sobre las elecciones municipales –el oficialismo las descarta de plano mientras que Brun y los suyos quieren estar presentes con otra marca– han terminado de desatar las hostilidades en una secuencia creciente. Desde el dirigente regional y nacional Marcos Martínez propagando en Twitter que Brun no le merece confianza y que prefiere apoyar en Santander a otro partido (Compromiso por Cantabria, en el que se integra el exregionalista Pacu Sierra), al expediente y expulsión de las primarias autonómicas de Brun y de los suyos, y a la decisión de este grupo de llevar el caso a los tribunales. Todo un espectáculo.
Si en este tiempo electoral Podemos ha venido difuminando su condición de partido de izquierdas, y también los devaneos de sus dirigentes principales con el régimen chavista, la fractura interna reproduce un rasgo dominante del ADN de ese espectro político en su ya larga historia: la acreditada afición a las depuraciones como un hábito saludable para mantener el vigor y la disciplina del partido. Lo más notable en Cantabria es que haya comenzado esa batalla entre los propios mucho antes de la que deben presentar contra sus adversarios políticos.
No es la única contradicción que encierra este duro enfrentamiento interno. En el periodo fundacional de Podemos sobrevolaba el espíritu libertario del 15-M que trajo el estallido de la indignación ciudadana en la calle. Era la expansión del debate a todas las voces, la toma de decisiones asamblearia, las sensibilidades múltiples, la estructura horizontal del movimiento. Una vez convertido formalmente en un partido, y con unos órganos de dirección bien asimilables a las formaciones que llaman de la ‘casta’, se ha impuesto en Podemos la cadena de mando, el programa, las estrategias y la disciplina irradiados en una jerarquía vertical desde la cúspide madrileña de Pablo Iglesias y su equipo de confianza hasta el último rincón del país.
En esa coyuntura centralizada se han ido sustanciado los conflictos internos en diversas comunidades, tan es así que ya hay una corriente formada por los damnificados por el aparato del Podemos, precisamente impulsada por Juanma Brun.
Los dirigentes y miembros más destacados de Podemos en Cantabria se han alineado con uno u otro sector, el oficialista que lidera José Ramón Blanco, y el crítico de Brun, que han entrado en liza en el proceso de elección de la candidatura autonómica que culminará el martes 31 de marzo. Compiten hasta cuatro grupos, que estarán representados en la lista conforme a los apoyos que logre cada uno de ellos.
Pero más allá de las preferencias por una tendencia u otra, y del grado de razón que asista a cada cual en este litigio, en el seno de la militancia y de los potenciales votantes de Podemos Cantabria se constatan –y hasta se publican– sentimientos de decepción, de bochorno y hasta de abandono por el triste panorama de división al que se ha llegado en los últimos meses. Y eso se produce justamente cuando el nuevo partido está obligado a dar lo mejor de sí, con una imagen de cohesión y un mensaje político sólido y creíble para verificar en las urnas lo que hasta ahora ha sido solo una tendencia en los sondeos de opinión. En su mismo espacio electoral, IU y Equo han alcanzado un acuerdo con otros grupos independientes para concurrir en coalición a las elecciones.
Entretanto, los partidos convencionales observan risueños los avatares de Podemos con ese rictus socarrón que se traduce por un ‘bienvenidos a la dura realidad’. El PP ya tiene bastante con contener el potente avance de Ciudadanos, pero el PRC y el PSOE han saludado con alegría los resultados de Podemos en Andalucía, bastante discretos con respecto a las grandes expectativas creadas. La idea es que si en Cantabria también queda lejos de los sondeos, y si los electores castigan el espectáculo de la fractura interna, a lo mejor el uno y el otro mejoran un poco sus inquietantes perspectivas para los comicios de mayo. Nunca falta el optimismo.

  • vitrubio

    Así y todo, solamente Podemos tiene la claridad de ideas y el empuje necesario, para regenerar nuestra débil democracia, últimamente más pervertida que nunca por los mismos de siempre, PP principalmente seguido muy de cerca del PSOE

  • simplius

    parece se trate un caso de bicefalia, lo cierto es que si no fuera por este pulso no conoceríamos a los protagonistas, supongo llegará la cordura.
    En Andalucía Podemos tiene la llave, sus votos proceden del PSOE e IU, mientras los votos perdidos del PP fueron a PSOE y Ciudadanos. Aquí con el PRC en liza no es fiable comparar con Andalucía. La apuesta de Podemos son las generales y no hará filigranas, después del resultado que dieron los mítines de Rajoy en Andalucía, dudo que Diego le invite a discursar en Cantabria, optan a derrocar a Mariano, solo necesitaría tener más diputados que Sanchez
    Mi pronostico: PP 10, PRC 7, Cs 7, PSOE 7, Podemos 4

    • romano

      A Podemos le das muchos a mi entender pero es posible que así sea. Va a menos y en Cantabria hay divisiones, pero bueno lo doy por válido. El PSOE 7? eso no se lo creen ni los socialistas. Como mucho mucho le doy 6. Ciudadanos crece día a día, ahora no lo voy a negar, pero 7 son muchísimos, 5 está bien. El PRC creo que sacará alguno más de 7, yo le doy 8. Y al PP el resto, que me salen 12, menos de 12 no me lo creo. El último escaño va a determinar si hay bipartito del PP con Ciudadanos o será un tripartito-PRC-PSOE-Podemos con Revilla de Presidente, claro. Este tripartito será un espectáculo. Yo daba al PP 15 hace un par de meses, pero hay que reconocer que Ciudadanos va creciendo y se los quitará al PP en un 90%.

      • simplius

        Estamos en la misma, esto se decide por un escaño. !2 mas 5 o 6 me parece probable, más difícil contabilizar los !7 o 18 del tripartito. Doy por hecho que tanto C´s como Podemos exigirán consejeros por contribuir, es lógico.: necesitan experiencia y una consejería es poder y trabajo, algo muy apetecible para todos. Supongo que Diego hará la lista en función del pacto, Educación y Sanidad son buenas consejerías para hacerse notar si llegas de nuevo.

  • Jesús Serrera

    Gracias por sus comentarios. Ese pronóstico es novedoso. Mucho menos apoyo del que el PP suele tener en Cantabria,, incluso con mucho desgaste, más avance de Ciudadanos del que se prevé y el PSOE tirará cohetes si le salen 7.

  • ana_potodon

    Para entender la evolución de Podemos es imprescindible la obra de
    Robert Michels sobre la Ley de Hierro de los partidos y las oligarquías políticas con la inevitable
    conclusión de que a más afiliados más organización, y por lo tanto se hacen
    inevitables los comités, las castas y los liderazgos jerarquizados. En especial,
    según Michels, en los partidos
    “revolucionarios”. Es más, según Michels, que era muy de izquierdas, cuanto más
    revolucionarios pretenden ser estos partidos, más autoritaria y despótica es su
    estructura interna vertical.

    • romano

      Totalmente de acuerdo contigo.

      Eso de que Podemos es un partido Asambleario donde se
      distribuyen en diferentes círculos, y ahí
      se exponen y defienden ideas, las cuales
      son sometidas a votación y si se aprueba se hace con ello un enorme
      libreto-ideario que se ha de poner en marcha en cuanto se toque poder, es una
      pura utopía.

      Es muy diferente la teoría a la práctica y eso no funciona.
      Y no funciona, principalmente por motivos históricos. Y por dos motivos
      fundamentalmente.

      1.- Porque donde todos dan ideas, la cosa se convierten en un gallinero ya que esas ideas primitivas son matizadas, enriquecidas o empeoradas por los diferentes puntos de vista de cada cual, y a veces se puede llegar a aprobar cosas muy distintas a las que en un principio se habían propuesto. Una idea inicial, una vez pasada por innumerables prismas la idea es tan genérica y roma como inoperante.

      2,. En el origen de la antigua URSS, los campesinos y los trabajadores de diferentes gremios se organizaron y establecían exigencias, lo que había que hacer, ideas muy bonitas y aparentemente ideales. Esas diferentes organizaciones se fueron a su vez integrando en otros grupos más grandes, multigremiales y supraregionales y cuando todo estaba aparentemente organizadísimo, surgieron divisiones entre los bolcheviques y mencheviques y la solución fue un líder que se hizo cargo de la situación e impuso sus ideas, y eran las que se llevaban a cabo, y a los disidentes a Siberia o la Gran Purga los hizo desparecer para siempre.
      La realidad es que la revolución rusa acabó siendo una dictadura dura y
      sangrienta en exceso. Se le calculan muchos más muertos en la URSS de Stalin que en la Alemania de Hitler, éste último elegido democráticamente en las urnas y con toda la legitimidad democrática del mundo.

      En Podemos se va a la supervisión del líder absoluto cada vez más consolidado y las bases cada vez más diluídas hasta que no pinten absolutamente nada.

  • narreh

    Un 15% de los votos, es más o menos la cantidad de chikilicuatres y macarras que pueblan la sociedad española. Nada nuevo bajo el sol ………

  • Vicente Polidura Valle

    Esto de tener los políticos que generamos y nos merecemos te puede llevar a estos espectáculos. Al final y en el fondo el espectáculo lo producimos este pueblo “sabio”, ora cómplice, ora pasivo, ora individualista, ora permisivo con mucho de lo que se hace en nuestro nombre.Nos tendríamos que regenerar mucho para regenerar la política y a sus hacedores.

Sobre el autor Jesús Serrera
Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.