img
Cuba: de Fidel a Carlos Puebla
img
Jesús Serrera | 24-12-2014 | 01:27

¿Y Fidel, qué opina de esto? Como el abuelete de aquel celebrado anuncio publicitario de los años noventa, los enganchados a la cubanía seguimos a la espera de que el comandante se pronuncie sobre la nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. El principio del fin del embargo, como dicen los norteamericanos, o el bloqueo que llaman los isleños a esa absurda restricción que no ha servido más que como coartada para la precariedad de los cubanos, especialmente tras la extinción de la Unión Soviética, y su falta de libertades.

Con este plan de reconciliación que muchos festejamos,  Obama, el ‘pato cojo’ que ya no puede ser reelegido, persigue un lugar en la Historia por algo más que no sea el color de su piel. Y Raúl Castro, como anunciaban el domingo en el telediario de Antena 3 TV, ‘alcanza su madurez política’. Con sólo 83 años, les faltó precisar. Raúl quizá acaricie la idea de controlar el progresivo avance del capitalismo en Cuba sin que se lleve por delante el régimen de partido único, a la manera china.

Bien, lo cierto es que, por primera vez, delante, detrás o al lado de Raúl Castro no emerge en un momento trascendente la imponente sombra de su hermano mayor. Hasta hace nada, ‘ya tú sabes’, no se movía una hoja en Cuba sin el permiso de Fidel, pero también es posible que no esté tan operativo a sus 88 años cumplidos y convaleciente de su grave enfermedad desde 2006. Por si acaso, seguimos expectantes. Atentos a la televisión, a los periódicos de Miami, desde luego al Granma, y a los innumerables blogs cubanos de todo signo. Nada por el momento.

En las redes sociales hay una interminable controversia sobre la nueva coyuntura. Los que simpatizamos alguna vez con la Revolución, los que todavía la defienden, que no faltan y hasta florecen con generosidad en estos tiempos convulsos, y los que la condenaron siempre. Aquí y allá se ilustran los comentarios con youtubes de ‘Y en eso llegó Fidel’ o ‘Hasta la victoria’, algunos de los temas popularizados décadas atrás por Carlos Puebla y sus Tradicionales. Son puñetazos de nostalgia en estos días de vacaciones navideñas tan propensos a tales debilidades para un amante del folklore latinoamericano. Carlos Puebla consagró su talento creativo a la Revolución, mucho antes de que tuviéramos noticia de la Nueva Trova de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola. Puebla fue un catecismo para los cubanos del interior y un gran publicitario del régimen en Europa. A ritmo de son y de guaracha, cantó todos los hitos y a todos los héroes de la Revolución: a la sonrisa de Camilo en la Sierra Maestra, al Che escribiendo en Santa Clara la página mejor de su tambaleante biografía como jefe guerrillero, a Fidel en Playa Girón y en todas partes. Cantó a la reforma agraria, a los temidos Comités de Defensa de la Revolución, a los planes de alfabetización, a la crisis de los misiles, a la fallida zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar del año 70…

Carlos Puebla murió en 1989, poco antes del final de la Unión Soviética y del comienzo de los periodos especiales en Cuba, de la definitiva decadencia de la Revolución. A este nuevo momento histórico para Cuba, entre la incertidumbre y la esperanza, le falta la bendición de Fidel al proceso y una guaracha de Carlos Puebla para inmortalizarlo.

Carlos Puebla – Y en eso llego Fidel (N. Krasnovskaya)

 

 

 

Sobre el autor Jesús Serrera
Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

Categorías

Otros Blogs de Autor