img
La batalla se desata en el Pas
img
Jesús Serrera | 13-01-2014 | 15:16

 

Primero fue el relevo de Francisco Javier Camino al frente de la Corporación de Mazcuerras, mediante una moción de censura fulminante, a primeros de noviembre. Luego el larguísimo trámite –15 semanas, 105 días– que va a precisar el desalojo de Ildefonso Calderón en Torrelavega, previsto para el próximo miércoles. Ahora, Juan Carlos García Diego, regidor de Vega de Pas, es el tercer alcalde del PP que ve tambalear su cargo por la ofensiva combinada del PRC y el PSOE. Después de mantener las distancias y el funcionamiento autónomo en la primera mitad de la legislatura, los partidos coaligados en el anterior Gobierno regional vuelven a confluir en la senda de los intereses comunes con la vista puesta en las elecciones autonómicas y municipales de 2015.
La investigación judicial abierta por un posible cohecho en la tramitación de ayudas y subvenciones públicas, en la que están citados a declarar como imputados dos funcionarios de la Consejería de Ganadería y Desarrollo Rural, y al menos una treintena de ganaderos de la comarca pasiega, ha desembocado en la fractura del inédito pacto de gobierno suscrito por el PP y el PSOE en Vega de Pas.
La naturaleza del acuerdo no estribaba en la afinidad ideológica, naturalmente, sino en las malas relaciones entre socialistas y regionalistas que en los últimos catorce años han dejado huellas abundantes en los tribunales. Pero la política puede terminar pesando más que las desavenencias personales, en una secuencia paralela al progresivo deterioro de las relaciones y la desconfianza entre los firmantes del pacto en el municipio pasiego.
El escándalo del pago de ‘astillas’ a un funcionario para cobrar las ayudas oficiales, en el que docenas de ganaderos han pasado de denunciantes a imputados tras la investigación abierta por el Gobierno, viene a representar el elemento de ‘crispación social’ al que siempre se apela en las rupturas políticas por unos u otros motivos, pequeños o grandes: el derribo de una fuente en Mazcuerras, la crisis industrial y el elevado índice de paro en Torrelavega.
El PSOE ha trasladado al alcalde de Vega de Pas, el ‘popular’ Juan Carlos García, su insatisfacción por el funcionamiento del pacto y también una singular propuesta: mantener el acuerdo, pero con los papeles cambiados: el regidor tendría que dimitir, ceder el bastón de mando al PSOE y conformarse con la primera tenencia de alcaldía. Como era de esperar, tal propuesta ya ha recibido la negativa inmediata y contundente de García. De modo que el siguiente paso podría ser la moción de censura, armada con los cinco concejales que suman PRC (3) y PSOE (2), frente a los dos ediles del PP.
La operación de ruptura tiene las bendiciones de la dirección regional del PSOE, pero entre la militancia de la zona hay voces discordantes y un debate intenso, de modo que podría haber un nuevo intento de reconducir el pacto con el PP antes de abordar la moción de censura de la mano del PRC, que es favorable al cambio.
Los primeros y difíciles contactos entre PSOE y PRC no son recientes. De hecho, el propio alcalde es consciente de que la ofensiva en su contra se viene ‘amasando’ hace tiempo, a medida que han ido gestándose proyectos importantes para el municipio con el apoyo del Gobierno regional del PP. Juan Carlos García, que también da por roto ya el pacto con los socialistas, no sabe aún cómo terminará la operación en su contra, pero está convencido de que a sus promotores les puede pasar una cara factura en las elecciones de 2015.
Ofensiva y réplica
La crisis municipal en Vega de Pas se enmarca en la batalla política planteada en esta comarca, tradicionalmente olvidada por todas las administraciones, pero que en los últimos tiempos ha cobrado relevancia e interés por parte de los partidos políticos por asuntos como el polémico fracking y el proyecto del teleférico y la recuperación turística del túnel ferroviario de La Engaña y de su entorno.
El PP –Ignacio Diego en persona– ha trasladado reiteradamente a la comarca pasiega su radical pronunciamiento contra el fracking, plasmado en una ley aprobada por unanimidad en el Parlamento regional que lo prohibe, y mantenido incluso frente a la postura del Gobierno central favorable a este procedimiento técnico. En el mensaje del PP figura el recordatorio de los permisos otorgados por el anterior Ejecutivo PRC/PSOE, que a su vez subrayan los criterios contradictorios del PP sobre la fractura hidráulica, según se formulen en Cantabria o en Madrid.
Con igual implicación personal, Ignacio Diego ha promocionado el proyecto del teleférico en la Vega de Pas, que espera ahora la apuesta de algún grupo empresarial.
Ambos asuntos, la prohibición del fracking y el teleférico, son los pilares de la campaña política del PP en un territorio que hasta ahora le ha sido poco propicio. El PRC gobierna en media docena de municipios de la cuenca Pas-Pisueña y ha sido también el partido más votado en Vega de Pas. La crisis política abierta en este ayuntamiento supone una réplica a la ofensiva del PP.

Sobre el autor Jesús Serrera
Bilbao. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. En El Diario Montañés desde 1982. Subdirector. Sobre este blog: Crónica, opinión y análisis de la actualidad. Con todas las voces, pero sin acompañamiento instrumental. Se agradecen las sugerencias para mejorar el repertorio.

Categorías

Otros Blogs de Autor