Skip to content

Hay que cuidar a Diop

2011 octubre 15
por

Qué pintaba Pape Diop sobre el césped del Camp Nou a los 80 minutos, con 3-0 en el marcador y una tarjeta amarilla? ¿Intentar la remontada, quizá? Es comprensible que Héctor Cúper tenga terror a confiar el medio campo a la indolencia de Tziolis y Adrián, esos supuestos buenos peloteros que apenas tocan la pelota, pero hacía mucho que el partido estaba resuelto con la genialidad de Messi y el despiste que permitió marcar de cabeza a Xavi. El griego se fue a la ducha, Diop se quedó en el campo y el racinguismo con el alma en vilo cada vez que el senegalés se disponía a robar un balón por el riesgo de perderle frente al Espanyol.
Para bien o para mal, Diop es el alma de este Racing, los pulmones y hasta el criterio del juego, y hay que preservarlo hasta de su maldita costumbre de regalar tarjetas.

No hay más reproches que hacerle a Cúper. El susto que aventuraba propinar al Barça no se dio, porque para eso hay que jugar muy bien, no cometer ningún fallo y rezar para que Messi tenga la tarde tonta. Nada de eso se produjo ayer, pero el Racing salió ordenado y sin miedo, y cumplió el trámite con gran decoro.
Debutó Koné en una decisión sin riesgo, porque ni Stuani ni Ariel han dado todavía una nota. El marfileño mostró una mejor condición física que sus otros dos compañeros, el hambre de triunfo que corresponde a un futbolista de 19 años, y hasta puso en algún apurillo a Valdés. Así que esperamos verle más veces. Tiene tantas cualidades para ser titular como cualquiera.